Así descubrí el origen de los ninjas en Iga-Ueno

Creo que vais a tener entradas sobre Japón para unos cuantos días y así aprovecho y actualizo este blog, que es el único en el que cuento cosas personales ahora mismo. Hoy os quería contar cómo nos desviamos de los circuitos más tradicionales de viajes a Japón para viajar a la cuna de los ninjas, y más concretamente, al pueblo de Iga-Ueno.

La pista me la dio la gran Elvira Aldaz con una frase así como "bueno, esto es un plan MUY friki pero si vas a frikear". Y claro, con una introducción así no nos pudimos resistir. Usamos uno de los días que pasamos en Kyoto para adentrarnos en el Japón profundo en pos de los orígenes de los ninjas que tantos buenos ratos nos han dado en forma de Tortugas Adolescentes en época reciente y en forma de malvados esbirros en historias de ayer y hoy.

Cómo llegar a Iga Ueno, el pueblo ninja

Tren ninja, verbigracia
La respuesta corta es que si os explicara cómo llegar a Iga-Ueno tendría que mataros pero como los ninjas que conocimos son gente de bien, os lo cuento de manera sencilla: solo tenéis que coger un tren que os deje en Iga-Ueno (está cubierto por el JRP así que no os va a costar nada) y luego ahí coger un tren ninja hasta una estación que se llama Uenoshi. No intentéis hacer este tramo a pie porque está bastante retirado (y creo que hay que caminar entre arrozales). Además mola porque el tren de esta parte es ninja y esconde algunos ninjas entre los vagones. ¡La diversión comienza antes de llegar!

Desde la estación no es difícil llegar al recinto donde está el Museo Ninja y el castillo de Iga-Ueno aunque yo me perdí, pero si queréis vivir una aventura más total y hortera todavía, os recomiendo que hagáis una parada en el Museo Tanjiri Kaikan, donde podéis alquilar vuestro disfraz ninja (hay para niños y mayores, ojo, por unos 15€ el día completo). Hay una entrada que vale para los tres sitios que menciono y si vais con tiempo, os hace un apaño (aunque lo más guay es el museo Ninja).

Qué ver en el Museo Ninja de Iga-Ueno

El Museo Ninja es básicamente la casa de un ninja que han traído desde otro pueblo y que han colocado en Iga Ueno en el recinto del castillo porque por lo visto en la zona había muchos ninjas. Viendo todo lo que explican, podríamos decir, simplificando mucho, que un ninja no es más que un espía con súper entrenamiento. Se movían con sigilo y llevaban información de un punto a otro.

Para conseguir triunfar en sus misiones, tenían sus propias armas (estrellas ninjas y más) pero también algunas herramientas (como unas sandalias alucinantes para andar entre arrozales que son lo más) e incluso su código secreto para que no se fugara información. Por desgracia, como vivían una vida de secretismo no ha llegado mucho a nuestros días sobre su forma de vida, más allá de que eran muy silenciosos y muy listos.

Aquí me hallo, poniendo en práctica todo lo que he aprendido
El Museo está dividido en dos partes; por un lado la vivienda del ninja, que te enseña un guía en japonés (con letreros en inglés como el Coyote) y por otro lado el museo en sí. En la casa ninja hay trampillas y ventanas secretas por las que se podía escapar en cualquier momento el ninja. Además hay muchas rendijas para poder espiar sin que le pillaran, e incluso tenía armas escondidas en lugares súper prácticos si convives con gatos o niños.

En la parte de Museo se pueden ver los artilugios que usaban los ninjas, su código y sus disfraces. Está casi todo en japonés pero las piezas más importantes tienen también su explicación en inglés (aunque no es difícil entender para qué servía cada cosa porque tiene buenos dibujos).

Estoy tan ninjamente escondida que jamás me encontraréis en esta foto
Lo que más nos gustó fue la demostración ninja, que costaba unos 6€ más que se pagaban aparte. El espectáculo duraba unos 40 minutos y te iban explicando (esto solo en japonés) las armas y las técnicas que usaban los ninjas. Estaba bastante divertido porque los actores ponían caras, daban saltos y tiraban estrellas ninjas y además tenían buena mímica por lo que incluso si no te enteras de lo que dicen te ríes. Eso sí, solo hacen representaciones en fin de semana, así que lo mismo vais y no lo podéis ver.

Al lado de la tienda de disfraces del primer museo que os he mencionado tenéis una serie de decorados ninjas para que os podáis hacer un reportaje tan molongo como el que me hice yo. A ver, no es un templo pero ¿y las risas que nos echamos mientras practicábamos las poses ninjas?

Imagen del tren vía Wikipedia

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.