Allá donde fueres... el episodio del tempura

A principios de mes estuve de viaje por Japón con Patchboy. La verdad es que el viaje en sí daría para un montón de posts que serán escritos en otra ocasión pero hoy quería contaros el episodio del tempura porque me avergüenzo río cada vez que me acuerdo y compartir es vivir.

El caso es que había hecho un llamamiento entre mis amistades para que me recomendaran sitios guays para ver en Japón y Mónica de Desmadreando me dijo que teníamos que ir a Ten Ichi, un local especializado en tempura* situado en los bajos de la Torre Sony en pleno sector financiero de Tokio.

Llegamos, nos sentamos en la barra y miramos las fotos que había en la pared. Como había dos de Frank Sinatra nos dijimos que ese era el "place to be" por lo menos en vida del cantante. Así que nos pedimos un menú (de dan a elegir entre tres, no puedes pedir cosas sueltas al menos para cenar) y nos pusimos a mirar al cocinero que estaba al otro lado de la barra y hacía trucos de magia con las gambas.

Precisamente fue gamba lo primero que nos puso. Rebozó lo que vienen siendo las patas y el caparazón en tempura, lo frió en la sartén y nos lo puso en el plato indicándonos que primero había que mojarlo en sal. Y padentro.

Patchboy y yo nos miramos. Nuestro cerebro nos decía que las patas de las gambas eran no-padentro, pero el cocinero estaba tan ilusionado y le brillaban tanto los ojillos de la ilusión de conocernos que hicimos de tripas corazón y padentro (además, ¿no hay medicamentos para adelgazar basados precisamente en los caparazones de los crustáceos?). La sensación era un poco rara pero al fin y al cabo uno viaja para probar cosas nuevas y el caparazón de una gamba no es lo peor que puedes comer a poco que te muevas de la Península Ibérica.

A continuación ya nos puso una gamba en tempura en el formato que conocemos y amamos, que viene siendo este:


¡Ajá! ¿Qué hacemos con la cola de la gamba? ¿Será padentro o no padentro? Nuestra educación nos dice que no- padentro, pero ya habíamos probado las patas de las gambas así que lo mismo en este caso era padentro también. Intentamos mirar los platos del resto de comensales autóctonos pero no encontramos pistas concluyentes sobre los hábitos alimenticios nipones. 

Hicimos (de nuevo) de tripas corazón y padentro toda la gamba.

Sé lo que estáis pensando, pero daos cuenta de que no queríamos parecer paletos ni queríamos ofender a un señor que tenía en su poder un súper cuchillo Ginsu y una olla llena de aceite hirviendo. Sí, vosotros también lo habríamos hecho.

El cocinero nos miraba impávido así que no sabíamos si lo habíamos hecho bien o mal.

Hasta que dejó en nuestros platos un par de pescaditos pequeños y con el cuchillo Ginsu cogió y cortó las colas y se las llevó a su basura.

Por si acaso.

*el rebozao de tu madre de toda la vida. Por cierto, todo estaba delicioso.

Imagen de Food Network

Share this:

, , ,

COMENTARIOS

3 han mejorado su vida sexual:

  1. Genial ^_^
    Espero ésas anécdotas, porque con ésta ya me has ayudado a sonreír.
    P.d. He leído #Sí, vosotros también lo habríamos hecho# mira a ver...;-p

    ResponderEliminar
  2. Quiero que me cuentes más cosas!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Te comes la cabeza y dejas la cola? Como son estos nipones.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.