Mi vida en muletas

Allá por el mes de noviembre iba yo tan feliz a llevar a la Heredera al cole cuando tuve una caída de lo más tonta. Bueno, en realidad no fue una caída. Había un bordillo alto, había una chica de metro y medio con un bebé de seis kilos en su mochila y había un pie que no aguantó la presión y se retorció. Un poco.

En el hospital me dijeron que era un esguince de tobillo, que hiciera rehabilitación o que por lo menos lo tuviera inmovilizado una semana y que luego retomara mi vida normal. Estuve así un par de semanas:


El problema era que, pese a que hacía la rehabilitación semanal y seguía las instrucciones de los médicos, me seguía doliendo un montón y seguía hinchado. En diciembre los médicos me dijeron que lo mismo es que soy de curación lenta. Cuando llevaba mes y medio me dijeron que lo mismo era por mi sobrepeso (factor que no negaré, pero jamás me había dolido nada).

Cuando llevaba dos meses me fui a urgencias y me hicieron otra radiografía. Ahí por lo visto no se veía nada y me mandaron a casa con un par de Ibuprofenos. Decidí seguir quejándome porque el pie seguía hinchado y me dolía bastante y por fin un médico me hizo caso. Y otra radiografía. Y dio con el origen de mis males: una bonita fractura de astrágalo.

La cosa es que el astrágalo es un hueso malvado donde se juntan los huesitos de la pierna y del pie y como apoyas todo el peso es difícil que cure si lo apoyas. Y como está súper dentro y es un poco suyo pues no le llega bien el riego sanquíneo y tampoco ayuda mucho a la curación. Además estába la cosa de que no me habían hecho ni caso en dos meses y pico, con lo que ya no iba a poder disfrutar de todas las ventajas de la escayola.

En resumen: llevo casi cinco meses con dos muletas, cojeando por la vida y gastando un pastizal en taxis porque Madrid no está adaptado a gente que no se mueva bien. Se me han colado en colas porque no soy rápida, en los cuartos de baño por lo mismo, incluso pasando por delante de mí al baño de minusválidos, y he probado un montón de sofás.

Pero ¿sabéis lo que es lo peor de todo? No poder coger en brazos a los herederos por no lastimarme más el pie.

Os juro que llevo un par de meses con este post en borradores a ver si consigo hacerlo gracioso pero hay días que no le veo ninguna gracia, y lo mejor de todo es que en un rato me dicen si me operan o no. Si lo hacen, tengo que sumarle por lo menos otros cuatro meses de muletas pero si no lo hacen voy a seguir recibiendo recetas de paciencia, que como dice Rabudo, es lo que te mandan cuando no saben qué hacer contigo.

Share this:

COMENTARIOS

5 han mejorado su vida sexual:

  1. Ufff no sabía lo de la operación. Lo importante es que se solucione y que sea pronto y puedas retomar de forma plena tu vida. Ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! A ver qué tal, de momento parece que no me operan :)

      Eliminar
  2. Ay, pobre Patch, que la espera sea lo más corta posible :(

    Aunque eso de la wikipedia del astrágalo como precursor de los dados me ha flipado, habría preferido que no tuvieras que pasar por estas cosas para culturizarnos :(

    ResponderEliminar
  3. Hola! Tengo una fractura del cuello del astrágalo sin desplazamiento, y buscando información he encontrado tu blog. Quería preguntarte si ahora, que imagino que ya estás curada, tienes secuelas -me dijeron que pueden ser muy graves_, y como fue tu rehabilitación,

    Muchas gracias !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana, mucho ánimo :* A ver, estuve un año haciendo rehabilitación de lunes a viernes (bicicleta, equilibrio, estiramientos y fisioterapia. Después de ese año pude caminar sin muletas pero me seguía doliendo. A partir de ahí he empezado a hacer una dieta y he perdido 13 kg (me sobran otros 13 más aún) y he seguido yendo al gimnasio al menos tres días a la semana. A mí se me necrosó la cabeza del astrágalo, por lo que eso lo voy a tener siempre y me molesta si no voy al fisio de vez en cuando a que me descompacte la lesión.

      Ahora mismo puedo caminar hasta ocho km sin molestias (por la pérdida de peso y por el ejercicio que hago para derivar el peso a otros músculos) pero sigo sin poder bajar bien las escaleras (las bajo con el pie bueno por delante). Además si se me queda frío el tobillo cojeo cuando empiezo a andar pero en unos 20 metros la cosa mejora y dejo de hacerlo.

      No sé si esto te ayuda, mucho ánimo y si quieres escríbeme un mail!

      Eliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.