Ah, ¿que usted aún no ha visto mis peras? (Otro post sobre lactancia)

Ahora que duermo tres horas seguidas llevo un ritmo de vida más sereno y tras presentar al heredero en los respectivos pueblos, creo que ha llegado el momento de que comparta con vosotros, oh sufridos patchifans mis últimas reflexiones sobre la lactancia porque me paso más horas al día en topless que en cualquier otra actividad y me da tiempo a pensar mucho y muy fuerte sobre ello. Los que seáis nuevos podéis ver mis peras en el último post lácteo y los que no pues al turrón.

Heredero, aquí el pueblo. Pueblo, he ahí al heredero.
Esto es lo que he aprendido sobre la lactancia que no sabía cuando le tocó a la heredera. Y esto es:

- Lo de que te sale leche de las peras es un acto de fe, como pensar que la tierra da vueltas alrededor del sol o que tu madre te quiera aunque te diga que llevas a tus hijos como mendigos y que va a llamar a servicios sociales. Tú pones al churumbel a mamar y aunque parezca que no, al final saca algo. Esto es especialmente difícil de creer la primera semana cuando ves a tu compañera de habitación de hospital en el festival del biberón y tú empeñada en ser mamífera.

- Cuando aún no has tenido hijos, piensas que lo que más pudor te dará de la lactancia es enseñar las peras en público pero resulta que es peor cuando te las estrujan las enfermeras para enseñarte cómo se hace. Delante de tu madre. Y probablemente de tus suegros.

Pero no, es mucho peor cuando tu hija de dos años dice "mamá te ayudo" y te estruja las peras. Delante de tu madre. Y a lo mejor de algún pariente tipo C que haya venido a cumplir la visita de rigor.

- La leche a veces sale a chorro. Y cuando digo a chorro quiero decir que no os pongáis a dar de mamar en sillones ajenos porque podéis dejarlos llenos de manchas a no ser que seáis unos ninjas de los cojines y las disimuléis con presteza y alegría.

No te preocupes, mamá, si no sale a chorro ya me encargo yo de proyectarla.
Imagen vía Mamá teta.
- Algunas noches te levantarás con la camiseta mojada porque los malvados discos de lactancia no paran quietos. Desearás que sea solo la camiseta y no la sábana, el colchón, el niño, el pijama del niño, la almohada...

- Y por supuesto olvídate de usar colonias o perfumes porque vas a ir oliendo a eau de mamá todo el día, lo quieras o no. La ventaja frente a la lactancia mixta que practiqué con la heredera es que las potas bebísticas huelen menos, así que algo es algo.

Vaya, que hay días que desearía pasarme a biberón y no tener estos problemas, lo digo en serio.

Share this:

,

COMENTARIOS

6 han mejorado su vida sexual:

  1. jajajaja lo del chorro es verdad, a mí me lo habían contado pero flipé cuando me pasó jajaja
    el estrujamiento de tetas es una mierda, te lo haga quién te lo haga...
    un beso y feliz lactancia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es! Además que no sé qué cara poner mientras!

      Beso!

      Eliminar
  2. Y ya has hecho compresas para pezones de washi-tape? ;)

    muchos ánimos con ese ministro! :***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota, a ver si saco tiempo y vuelvo a washitapear :P

      Eliminar
  3. Qué suerte hija! El chorro a propulsión es señal de gran producción, hasta podrías usar tiraleches y congelar ... O donar! Ánimo guapa que al final de cuentas todo es ganancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja volveré a intentarlo aunque el sacaleches y yo no nos llevamos bien :D Un beso!

      Eliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.