Mi coriocentesis: una historia con final feliz

Antes de nada, quiero avisaros de que este es un post muy personal. Tan personal que en otras circunstancias no lo escribiría, pero lo cierto es que cuando pasé por lo que os voy a contar me sirvieron de mucho los testimonios positivos así que aquí tenéis el mío. Como es un tema bastante serio no esperéis el tono habitual del post, así que los que no sepáis el significado de la segunda palabra del título mejor esperad al próximo capítulo en el que volveremos a nuestra programación habitual.

Corría el mes de noviembre de 2013 y mi embarazo seguía su curso. Ya tenía cita para la ecografía de las 12 semanas y me las esperaba muy felices. En pocos días sabría el sexo del bebé que estaba esperando y aunque los médicos se habían empeñado en hacerme la curva de la glucosa larga una y otra vez todo apuntaba a que iba a ser un embarazo tranquilo como el de la heredera.

Al llegar a la prueba de la semana 12, la médica miró mis análisis pero no dijo nada raro. Me pasó a la camilla como siempre pero se detuvo mirando la ecografía más rato que otras veces. Cuando llevaba al menos tres posturas para ver el feto distintas pregunté (con una sonrisa como siempre) qué tal lo veía. La médico no se anduvo con paños calientes. Me contestó directamente que lo veía fatal. Casi me da un desmayo.

Me vestí y nos sentamos a la mesa para recibir las malas noticias. Nos contó que en el análisis de sangre del triple screening los niveles que medían (y que podéis ver bien explicados en El Parto es Nuestro) salían fuera de la normalidad. El caso es que la tercera medida que usaban para esta prueba, la translucencia nucal, también estaba mal ya que daba un valor de 6, muy por encima de lo que se esperaba, que suele ser un máximo de 3.

Nos explicó que pese a que mi edad (32 años en ese momento) era bastante buena y no implicaba embarazo de riesgo, el resto de factores apuntaban a lo peor. Me decían que con esos valores tenía una posibilidad entre 50 de que mi hijo tuviera una trisomía del cromosoma 21, 18 o 23. La primera trisomía es la que todos conocemos como síndrome de Down pero las otras eran bastante más graves e implicaban en el mejor de los casos muerte fetal y en el peor dar a luz a un bebé que moriría poco después. El caso es que el triple screening es una prueba estadística y no matemática, pero en mi caso las cifras jugaban en mi contra y tenía un 2% de posibilidades de que mi hijo viniera mal, un valor altísimo comparado con lo habitual para mi franja de edad.

La doctora, que para mi gusto fue demasiado fría, nos dijo que para salir de dudas ella recomendaba una coriocentesis en la semana 12 (en la que estábamos) o esperar a la 16 y someterme a una amniocentesis. En ambos casos había riesgo de perder al feto y en ningún momento me dijeron que fueran pruebas obligatorias pero ante la alternativa de ir al médico los siguientes seis meses con la duda de si mi hijo moriría antes de nacer, decidimos optar por la biopsia de corion.

La coriocentesis te la hacen con un ecógrafo experto (que al final del embarazo me regaló una ecografía 3D por la cara de susto que me vio) y un ginecólogo que tiene que extraer una muestra de las vellosidades coriales con la que podrían ver los genes del feto y poder descartar estas tres enfermedades. De nuevo está mejor explicado en otras páginas, así que os contaré mi experiencia, que fue bastante traumática por las ideas que me venían a la cabeza pese a que los médicos se portaron súper bien y todo salió fenomenal.

En primer lugar te hacen una ecografía normal para corroborar que el pliegue nucal sigue en valores anormales como seguía siendo mi caso. Yo veía latir el corazón de mi hijo en la pantalla y me moría de pena por él, por mí, por las malvadas estadísticas y porque todo podía salir fatal con las complicaciones de la prueba incluso si la conclusión era que todo iba bien. Recuerdo que después dejaron casi a oscuras la sala, donde estaba a solas con el ecógrafo y dos médicos más, que cerré los ojos mientras escuchaba "más arriba, más abajo, a tu izquierda" y que cuando los abrí conté al menos ocho personas. Gajes de los hospitales universitarios supongo.

Cuando salí de la prueba me dejaron una hora en reposo y luego me recomendaron al menos 48 horas más en cama para evitar cualquier problema con la placenta. Y me dijeron que en unos tres días tendría los resultados, aunque al final me los dieron en dos. Ni que decir tiene que fueron los días más largos de mi vida y que cuando escuché por teléfono que estaba esperando un varón normal deseé estar bien para dar saltos de alegría.

Con este post quiero decir que el triple screening no es matemático, que te pueden dar unos resultados desesperanzadores pero al final que todo vaya bien. En mi caso, pertenezco a ese porcentaje de mujeres a las que plantan ante el peor escenario posible pero luego tienen la suerte de cara.

Por supuesto que no quiero animar a nadie a hacerse una coriocentesis ni una amniocentesis si no lo ven claro o si sus estadísticas son normales. El riesgo de perder al bebé existe y cada persona debe calibrar si le merece la pena o no o si podría vivir el resto del embarazo con la duda de si su bebé estará sano cuando nazca.

Os dejo los comentarios y mi mail (que tenéis al margen) por si tenéis dudas o si queréis comentar algo. Cuando me hicieron la prueba lo pasé fatal y necesitaba más los testimonios positivos que los negativos así que si puedo ayudaros aquí me tenéis.

(Vaya ladrillo sin fotos os he metido).

Share this:

,

COMENTARIOS

19 han mejorado su vida sexual:

  1. No tenía ni idea hija. Me pone muy triste este tema. Supongo que ya habrás leído por ahí que yo no me hice la triple screening siquiera, mi médico me miró con cara de "ésta está chalá" pero en estos casos en que leo estos errores,me alegro y sobre todo me alegro por ti y por ese varón sano tan reprecioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En madrid la ts es obligatoria pero como todo, es una decisión super personal :) Beso!

      Eliminar
  2. Nervios totales!!! Que trago tan duro, mucho ánimo a todo el mundo que lo lea y esté en situación parecida.
    Bs

    ResponderEliminar
  3. Son pruebas muy duras en todos los aspectos. Pero yo personalmente estoy alucinada de como lo has llevado. De cómo has sabido lidiar con los miedos y, sobre todo, feliz de como ha salido todo.un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay musa gracias por tu ayuda, la verdad es que me sirvió un montón hablar contigo. No ha sido fácil y yo cada día doy gracias de que todo haya salido guay :D

      Eliminar
  4. ¿Sabes?qué diferente hacen las cosas en lo público y lo privado,hasta las pruebas!
    Sabes que tu Miguel es un chico fuerte y nosotras a veces lo somos más de lo que pensamos...Noviembre de 2013 lo borraremos de nuestras memorias ¿te parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo borro forever and ever. Besos, compi de cole!

      Eliminar
  5. Buf, menudo trago más duro. Es entendible que los médicos se cubran las espaldas, pero a veces alarman más que otra cosa. Cuando mi tía estaba embarazada de mi prima vino llorando un día porque le habían dicho que el bebé tenía algo en la cabeza y que no le recomendaban seguir con el embarazo. La verdad es que no se más de la historia (yo por aquel entonces tenía 15 años y pensaba en otras cosas), creo que fue un error del médico, pero el caso es que al final nació una niña sanísima y preciosísima que tiene ahora 16 años y a la que queremos con locura. En fin, esto es así, a veces pasan cosas por alto y otras se pasan de precavidos. Por suerte en ambos casos todo salió bien. Miguel seguro que es un solete! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es! Pero vaya sustaco también para tu tía!

      Eliminar
  6. no hay decisión fácil en esto de formar el ejército de minions... ni antes, ni durante, ni después, claro que unas dudas asustan más que otras, podría citar diversos casos con distintas suertes, pero creo que lo importante es que me alegro que la historia haya acabado con el mejor final posible! <3

    ataulfo ¬¬U

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amor! A mí me sirvieron más las historias positivas que las negativas, menos mal que slaió bien!

      Eliminar
  7. Oye es que no debe ser fácil ni someterse a la prueba, ni no hacerlo, ni tomar decisiones a raíz de los resultados. ¡Ay! Lo de ser madres, en mucha ocasiones, ya empieza siendo complicado desde bien al principio. ¡Qué bien que tuviste un bichillo bien sanote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja es que la maternidad es un lío :) Un beso!

      Eliminar
  8. A mí también me salió el triple screening mal y fueron los tres días más largos de mi vida hasta que todo se aclaró. Qué angustia. Qué valiente has sido. Gracias por compartirlo, seguro que ayudará a muchas mamás.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Todas estas experiencias seguro que ayudan mucho a las personas que estén pasando por lo mismo. ¡Muchas gracias por compartirlo! Y sobre todo ¡¡¡ME ALEGRO MUCHÍSIMO DE QUE TODO FUERA BIEN!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Patricia, te conozco a través de Walewska y aunque te leo de vez en cuando, creo que nunca te he dejado un comentario. Yo me hice la amniocentesis, pero más por neurosis que por otra cosa, ya que mis resultados del triple screening eran buenos. Creo que es una decisión muy personal hacerse este tipo de pruebas (corio y amnio) y que obviamente se corre un riesgo con ellas. Pero también se corre si no se hacen. Como bien dices, el triple screening te da una posibilidad matemática y dentro de esa posibilidad, por bien o mal que salga el numerito del triple scrreening, existe la posibilidad como tal. Hay casos para todo: gente que se la hace y que le sale bien, gente que se la hace y que le sale que el niño no está bien o termina perdiendo al bebé (en el peor de los casos un bebé sano), gente que no se la hace y tiene un niño normal o incluso conozco un caso de una persona que obtuvo el riesgo más bajo en la triple screening, era joven, lógicamente no se hizo ninguna prueba y tuvo un bebé down. Esto, como todo en la vida es una lotería. Pero yo personalmente no pasaría un embarazo entero pensando que el niño puede venir mal y qué va a pasar después. Obviamente, cada uno tiene la libertad de hacer lo que más crea conveniente. Me alegro de que todo te haya salido bien y ahora tienes una preciosa heredera y un precioso heredero :) Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola, a mi me acaban de dar la mala noticia de q mi bebe tiene el pliegue nucal de 5,5mm. Leerlos me ha dado lucha esperanza, aunque luego queda un largo camino de pruebas cardiovasculares. Qie tal os ha ido? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí en la corio me dijeron que todo estaba OK y al final nos hemos librado hasta de lo del cardiólogo. Ánimo y mucha fuerza, Alma!

      Eliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.