Matronatación III: la venganza de la matronatación

En febrero dejamos de ir a matronatación y después, con mi cambio de trabajo y con la masificación bebística de Alcorcón no habíamos podido volver a pisar una piscina con la heredera. Hasta ahora. Hoy hemos vuelto a perfeccionar la técnica suicida de la heredera y no hemos salido todo lo airosas que yo esperaba.


Nada más llegar, la chica de la puerta me ha creado inquietud porque no llevaba gorro de piscina ni para mí ni para el bebé, y encima iba sin dinero en efectivo con el que poder sobornar al monitor. A continuación me ha dicho que las taquillas se cierran con un candado y que si no corría el riesgo de que me robaran la bolsa. Sopesando mi suerte, he decidido invertir todos mis ahorros (3,5 euros que vivían en el fondo de la bolsa de la pisci) en un gorro, arriesgándome a ser expoliada de mis bragas pertenencias más preciadas durante la clase.

Así me imaginaba yo la clase. Pronto salí de mi error.
Imagen IMD Ermua
La entrada en la piscina no ha sido nada triunfal que hemos hecho, ya que hemos ido al vestuario hasta en tres ocasiones debido a incidentes de aguas mayores. La primera vez la heredera iba con unos pañales desechables de marca Huggies que me enviaron el otro día para probarlos y decidió ponerlos a prueba con su producto interior bruto. Evidentemente, cuando olí lo que había sucedido, tuve que salir pitando no fuera a hacernos una polvoronada dentro de la piscina, quedando como el bebé apestado desde el primer día y la peste que despedía no servía de mucho en este sentido.

La segunda vez íbamos con un pañal de tela que me aseguraron en la tienda que no tenía fugas y por suerte resultó ser cierto. Sin embargo, eso no le ha impedido llenarse las piernas de asco cuando he tenido que cambiarla, obligándome a hacerle un baño total a base de toallitas, con las que la he pulido, fijado y dado esplendor.

Con mi último pañal (esta vez también desechable) me he encomendado a San Estreñimiento para que no sucediera ninguna catástrofe. Por suerte ahí se ha detenido el furor intestinal de mi prole, aunque al final hemos montado el numerito por otros motivos que no vienen al caso.
Teme la venganza del bebé: la bebendetta
Imagen de Natación Colonia VIP
Al menos me queda el consuelo de no haber contribuido a la guarrería de la piscina de niños. Algo es algo.

Por cierto, creo que el pañal no desechable encacado ha servido de objeto disuasorio ante los posibles robos pisciniles, me estoy planteando si comprar un candado o dejar que la naturaleza cumpla su cometido.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

18 han mejorado su vida sexual:

  1. El "numerito por otros motivos que no vienen al caso" es precisamente lo que tu público demanda. ¡Queremos saber! Este post exige una segunda parte. :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja es que esta es la parte más divertida :D

      Eliminar
  2. SybilRamkin2/7/13 10:34

    Eso, eso, no te guardes la mejor parte :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio, esta es la parte más divertida, la otra es más rollo

      Eliminar
  3. Jajajajajaja, lo que me he reído xD

    Mi parte favorita lo del pañal encacado.

    Yo he trabajado en una piscina municipal y sí que te miran mal si no llevas gorro (qué bordes, a mi me daría igual) y lo de que las taquillas no tengan candado... menuda mierda, pero si no hay nada que robar excepto tus bragas... Aunque podría ser un jugoso botín para un ladrón de bragas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja al final no me robaron nada, los ladrones ya no son lo que eran :D

      Eliminar
  4. Genial el miedo al robo de tus cosas más intimas que, en caso de altercado, dejarían de serlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hago nada más que de sufrir por mi ropa interior

      Eliminar
  5. jajajaja, has dado con el mejor candado del mundo creo :D La proxima vez igual puede probar a darle arroz de cena y desayuno por si acaso, a ver si ayuda, porque me imagino el fregado que te toco. Buen dia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja se me va a quedar la niña china con tanto arroz :D

      El fregoteo ha sido duro, sí. Cada vez admiro más a mi abuela y sus pañales de tela.

      Eliminar
  6. JAJAJAJAJAJA me parto!!!! La parte de quitar un pañal de piscina encacado es una experiencia religiosa... nunca hay que tratar de bajarlo o es peor!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los abro, por suerte eso lo aprendí en la otra vez que fui a matronatación pero la heredera se movía demasiado provocando un encacamiento masivo.

      Eliminar
  7. Jajajaja genial!! Voto por el pañal y no el candado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos eso puedo producirlo yo

      Eliminar
  8. y no piensas q otras madres puede q no hayan sido tan cuidadosas como tu y todos estan nadando en aguas fecales? llevo años sin entrar a una piscina solo por eso! T_T pq a ver, las cacas de tus parientes te las comes, pero las de los desconocidos apestan mas! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Procuro no pensarlo, de todas maneras la piscina de niños tiene el doble de cloro que la normal :)

      Eliminar
  9. Patch, nunca había comentado pero hoy tengo tiempo y me hiciste reír (como sucede la mayoría de las veces).

    Tienes una forma bárbara de escribir ;)

    Un beso y un abrazo desde México!

    Por cierto espero que el pañal siga siendo mejor opción que el candado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy muchas gracias :) Sigo con candado, ahora que sé la contraseña mejor aprovechar

      Eliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.