Así fue mi Selectividad

Ayer oí en la radio que hoy empezaban los ternascos adolescentes su Selectividad. La verdad es que la mía me queda cada vez más lejana pero la recuerdo como el examen más traumático de mi vida, tal vez porque en periodismo pedían una nota altísima y mis padres me habían dejado claro que si no podía entrar por mis propios medios, tendría que estudiar otra carrera.

El caso es que cuando me examiné de Selectividad iba histérica. Tenía mis esquemas de esquemas de esquemas preparados para repasar en cualquier rato que tuviera libre y así lo hice. Llegó el momento del primer examen que no recuerdo de qué era. Sé que estaba muriendo de nervios y que los chicos que tenía alrededor ya me habían puesto la etiqueta de empollona y me estaban poniendo nerviosa a base de hacerme preguntas para intentar pillarme.

Aquel examen era de empollamiento* y de superescribir y me quedé con el boli seco a la mitad. Nos habían obligado a poner solo un boli encima de la mesa, así que tuve que levantar la mano y lloriquearle al profe vigilante para que me dejara sacar otro boli mientras moría de vergüenza por tener que hablar con un profesor y menos mal que me dejó.

Seguí escribiendo todo lo rápido que me dejaba mi mano y cuando acabé, pensé que había pasado una eternidad pero por lo visto nadie se había levantado aún. Me entraron unas ganas irrefrenables de ir al baño y decidí ser la primera en abandonar el aula. Dejé mi examen en la mesa del profesor mandamás, cogí mi mochila del montón ignoto de las mochilas y me fui al baño con más prisas que dignidad.

Cual fue mi sorpresa cuando llegué al baño y vi que dentro de la que yo pensaba que era mi mochila había una botella de Cocacola de 1 litro, dos libros de Física (asignatura a la que no me presentaba) y ningún paquete de pañuelos que era lo que yo necesitaba. Por suerte la operación del baño era de aguas menores, así que salí todo lo airosa que pude y me dirigí al aula donde estaban haciendo el examen y tenían presa mi mochila.

Por lo visto siguen existiendo las montañas ignotas de mochilas
Imagen del IES José Caballero
Llamé a la puerta:

Patch Desmochilada: Hola, señor profesor, ¿podría recoger mi mochila? Es que me la he dejado dentro.

Profesor con pocas ganas de ser amistoso: Te equivocas, la llevas en el hombro.

PD: Es que me he equivocado de mochila y esta no es la mía, y la mía tiene mis valiosos esquemas de esquemas..

PCPGDSA: ¿Quieres decirme que has venido a hacer una prueba para ver si puedes ser universitaria y ni siquiera sabes distinguir tu mochila de las demás?

Vencida, agaché la cabeza y me senté en un rinconcito a llorar a esperar a que todos acabaran el examen para poder recuperar mi mochila.

_____________________________________________

* Según la madrina, hay dos tipos de exámenes: de empollamiento y de inventación. Si no has empollado, lo mejor es que tengas grandes dotes para la inventación.

Share this:

,

COMENTARIOS

13 han mejorado su vida sexual:

  1. Otiaaa vaya trago, menudo borde!!!! Hemos publicado de lo mismo, yo hoy tengo el mismo acojone porque lo estoy padeciendo con mi hermana. Ay que mal se pasa en este examen leñe!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te he leído, qué telepatía :D A ver si quitan ya el examen, que ya huele :P

      Eliminar
  2. jajajaja XD

    le hubieras dejado una notita al dueño original! pudo ser el inicio de una bonita amistad :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, pues te lo creas o no iba tan nerviosa que no se me ocurrió :)

      Eliminar
  3. Para mí también fue el peor examen que he tenido que pasar en la vida. Y eso que Traducción tenía una prueba de acceso propia y no iba por nota de Selectividad. Recuerdo que en Historia del Arte me pusieron un 7 porque en vez de elegir el bloque A o B, me aturullé y respondí a TODAS las preguntas... Y me bajaron la nota por estúpida, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mí me bajó mogollón la nota en Lengua porque la profesora nos explicó mal los análisis sintácticos ¬¬

      Eliminar
  4. Leyendo cosas como está, me alegro de no tener que hacerla. Que prueba más malvada, por dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te decía por Twitter, es una de esas cosas por las que hay que pasar, te forja el carácter y te ayuda a pasar situaciones de nervios, aunque solo sea por comparación

      Eliminar
  5. Te diré que yo me puse mala en mi primer examen, con el aire acondicionado, y conforme empezó a avanzar el día fui encontrandome cada vez peor y peor y peor...el segundo día hice todos los exámenes con fiebre... menos mal que el último me repuse un poco...

    Toda la evolución se ve en la nota de los exámenes 9,5-8-7-6.... los del segundo día alguno estuvo por debajo del 5 y los del tercero compensaron.... ¡un desastre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jopé, qué mal :( Bueno, al menos pudiste entrar en la carrera que querías, algo es algo, pero mira qué mala suerte ponerte mala justo en ese momento!

      Eliminar
  6. Ostris que mal lo pasé yo también! pero tengo igualmente una anécdota graciosa: saqué mi primer 10 (perfeccíón) de la historia en un examen, 10 en latín! jorjorjor

    ResponderEliminar
  7. mi promoción fué la primera en mil cosas, incluida selectividad, mi profe de lengua me corrigió mi examen, bueno, más bien se lo leyo, porque un 10 no era para corregir nada
    Pero te espero en el post "selectividad de la heredera"

    ResponderEliminar
  8. Curiosa historia, la mía apenas la recuerdo la verdad, es como si no hubiera pasado, solo me acuerdo del examen de historia que salió un tema que me sabía de pe a pa y en cambio el resto del libro solo por encima, fue como una luz divina. Saqué un 9, y ese 9 me salvó del resto de notas mediocres jaja. Total al final no me sirvió de nada, mi tiempo en la uni fue escasa e infructuosa.

    Un saludo! Mariola@colchonesEs

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.