El amor maternal- versión nocturna

Desde pequeños, se nos dice que el amor maternal todo lo puede, que da igual que seas un delincuente, que hayas matado a alguien, que robes bancos, que comparezcas ante tus ciudadanos en pantalla de plasma para no llevarte un tomatazo porque pase lo que pase, tu madre siempre siempre siempre te querrá. Pero llega un día en el que eres madre. Y de pronto tu vástago comienza a despertarte a horas intempestivas entre berreos.

Las mamás no somos muy tranquilizadoras pasada la media noche
(traducción muy libre)
Porque es muy bonito escuchar los gritos la aterciopelada voz de tu bebé en mitad de la madrugada que se ha desarropado no encuentra el chupete te echa de menos más que a nada en el mundo, despertarte a oscuras, pisar al gato, caminar hasta su habitación y mecerlo entre tus brazos hasta que se te duela la espalda queda dormido.

¿A quién pretendo engañar?

Cuando son las cuatro de la mañana y a la prole le da por montar jarana, no te queda más remedio que levantarte con tus legañas como torrijas, abrazarle y meterlo en la cama de los papás. Y al final, acabáis tres en la cama porque el colecho es el precio que tienes que pagar por una jornada laboral en la que eres dueña de tus actos y no te duermes a partir de las 3 de la tarde.

Y este es el motivo, niños, por el que tengo ojeras día sí día también desde que soy mamá.

Share this:

, , ,

COMENTARIOS

9 han mejorado su vida sexual:

  1. Tu razón para colechar me parece muy de peso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé! Es la mejor razón del mundo aunque mis amigas sin hijos siguen sin comprender por qué :)

      Eliminar
  2. Lo de las torrijas, me acaba de arrancar la carcajada en este fin de lunes intenso, gracias guapa :) Y si, estoy contigo en que los despertares nocturnos son toledanos. Un beso y que tengáis una noche lo mas descansada posible, sea en la cama que sea..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las torrijas es un clásico en mi grupo de amigos y la verdad es que es muy gráfico. Pasa buena noche tú también, guapa!

      Eliminar
  3. No es una razón, en mi caso era LA razón. Me pasaba el día discutiendo con Mencía y ella llorando, así que francamente por la noche si el precio que tenía que pagar por dormir era hacerlo con ella como si fuera una pegatina en mis riñones, lo hacía. Y a tomar por culo.

    Ahora sí que da gustico, pero porque hay muchos "preliminares" (de madre e hija, entiéndase, caricias, achuchones, confidencias) y luego como los matrimonios viejos nos damos la espalda y dormimos a pierna suelta después de haber hecho exiliarse al marido. Eso sí que es colecho y lo demás tonterías

    ResponderEliminar
  4. sí, sí, tal cual. si es que no se trata de colechar o no sino de dormir o no.
    me troncho con tus legañas torrijeras XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy pues mojadas en leche son lo más :P

      Eliminar
  5. Me uno al club del colecho madre-hija-padre exiliado. Para mi la vida de recién parida cambió cuando comencé a dar el pecho por la noche en la cama.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestro caso el padre no se exilia pero al final el resultado es parecido :)

      Eliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.