7.2.13

Matar un ruiseñor: más que una historia de niños

11 comentarios:
 
Soy de esa clase de personas que no han visto muchas películas antiguas, algunas por pereza (los western sobre todo) y otras porque no me ha surgido la oportunidad. A esta segunda categoría pertenece Matar un ruiseñor, que últimamente se había convertido en un tema recurrente de muchas conversaciones que he tenido con personas de lo más dispar que me aseguraban que la película estaba genial pero que el libro era mucho mejor.

Gregory Peck con gafas es BIEN
Resulta que en casa nos sepultan los libros teníamos un ejemplar de la novela en español, y en un descanso entre dos novelas me decidí a hacerle un hueco a la historia de Scout Finch. Para los que ni hayáis visto la película ni hayáis leído el libro, os contaré que la historia la protagoniza una niña que empieza el libro con unos seis años que va contando en primera persona las cosas que le suceden a ella y a su familia. Como perdió a su madre cuando era pequeña, su padre, el abogado Atticus Finch, se reparte la educación y el cuidado de sus hijos con una mujer de color que los quiere como si fueran suyos. Scout, como todas las hermanas pequeñas siente una gran admiración por su hermano y juntos juegan, comparten amigos y aventuras.

Hasta aquí todo normal, pero es que la novela está escrita de una manera que no puedes soltarla, con el lenguaje sencillo que podría tener una niña de seis años con buen oído y culta (ya sabe leer cuando entra en el colegio) y, aunque nos cuentan los típicos problemas de niños de peleas en el patio, la historia de fondo es mucho mayor. A veces la narradora se salta las convenciones de que sea una niña de seis años y deja que escuchemos a los adultos hablando de sus cosas para poder comprender mejor la historia (o incluso para hacer trampas de narrador en primera persona). Me gusta el alegato que hacen a las causas perdidas y de cómo es más importante hacer lo correcto en cada momento aunque no nos guste y aunque nos cueste.


Este es un libro que me ha dado mucho en qué pensar, sobre cómo estoy educando a la heredera pero también sobre cómo quiero educarla. La cosa es que es una de esas novelas que no te sermonea como si fueras tonta, sino que te deja ir extrayendo tus propias conclusiones, algunas de la mano de Scout pero la mayoría por tu cuenta.

Me gusta también cómo cuenta la vida de la infancia en el Sur de EEUU en los años 30, y cómo afronta de manera clara las diferentes actitudes que tenía la gente de la época hacia las personas de color. En este sentido no pasa de puntillas por los asuntos más espinosos sino que explica cómo se sentían y cómo trataban a los blancos, tanto motu proprio como cuando eran obligados por las circunstancias o por algún poder civil.

He leído alguna crítica sobre si la novela es racista o si usa lenguaje duro con las personas de color; bueno, yo no la veo racista más allá de la enunciación de las circunstancias de la época que eran las que eran. La autora se guarda muy mucho de apoyar todas las actitudes discriminatorias hacia ellos, aunque sí que es cierto que los personajes negros tienen mucho menos protagonismo y no están definidos, a excepción del ama de llaves.

Lo mejor es cuando juntan las siete bolas de Dragón y lo resucitan
Imagen vía Stuff White People do
Creo que la dejaré reposar un poco y me la volveré a leer en un par de años, y me gustaría pasársela a Raquel cuando sea suficientemente mayor como para leer libros sin dibujos. Necesitamos más novelas de las que te dejan con la sonrisa puesta. ¿Y por qué no? Más hombres como Atticus.

11 comentarios:

  1. CoolDike7/2/13 18:55

    tengo el defecto de no recordar nada de un libro que he leído una vez pasado una semana desde su fin...solo me queda un recuerdo general...
    recuerdo leer este libro pasando mi verano en Palencia, al típico calor castellano..recuerdo hacerlo antes de ir a la piscina, en la piscina, al llegar de salir...recuerdo que me gustó mucho!
    y recuerdo que es de esa clase de libro que, en cuanto lees la última página y los cierras para siempre, respiro y me quedo mirando la tapa...eso es siempre bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mí también se me olvidan, aunque desde que tengo blog me es más fácil acordarme, jejeej. Es buenísimo, sí :D

      Eliminar
  2. No he leído nunca el libro, pero gracias por la sugerencia porque la película la he visto muchas veces y es uno de mis clásicos favoritos. Pero hace algún tiempo que no la he visto. Así que me voy a por el libro encantada después de leer tu post. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto vea la peli te cuento, pero el libro desde luego es un 10 :D

      Eliminar
  3. Atticus es el padre que todos querriamos tener. Aunque las personas así no creo que existan.
    Yo conocí primero la película, la pillé por la tv pero no tuve ocasión de verla entera. Hasta que, tiempo más tarde y cuando ya veía las películas en versión original, la vi de principio a fin. Me alegro, porque ya era un poco más madura y la podía apreciar de otra manera, y obviamente, en vo es como se debe verla. El caso es que me pareció magnifica y se me quedó marcada. Y desde entonces ya la he revisionado un par de veces y cada vez me gusta más y le saco más jugo.
    Los actores es que son maravillosos, Gregory Peck está en el papel de su vida y los niños, aunque no tenían experiencia, están magníficos (con Scout me siento identificada).

    Cuando leí la novela tiempo después me encantó todavía más porque te daba la oportunidad de profundizar más en los personajes. En la película había mucho cosas del libro, que para mantener una duracción adecuada, habían suprimido. Y cuando unos personajes te gustan tanto, quieres saber más sobre ellos. Pues con el libro conseguí eso y volví a disfrutar de la historia. Y lo mejor de todo es que mientras leí, picturizaba a los actores de la película, lo cual hacía el libro aún mejor por lo genial elegidos que estaban estos. No sé si me explico.
    En fin, son mi libro y película favoritos.
    P.D: Ahora tengo ganas de volver a verla y volver a leerlo :P
    P.D2: La próxima vez que lo leas, hazlo en inglés. Y enseña a la heredera en el bilinguismo que le viene muy bien y así también lo lee ella.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, tú eres una de las que me inspiró a cogerlo, admito que me picó la curiosidad por leerte en Twitter hablar de él. Yo a los personajes me los imaginaba en plan Los Cinco que casi no se describen más que vagamente :D

      Eliminar
  4. gracias por la recomendación, me la llevo a la lista de libros para leer si o si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás si te mola :D

      Eliminar
  5. Pues no he visto la peli, tampoco el libro ha pasado por mis manos pero, dese luego, apuntado queda. Un besito compi .)

    ResponderEliminar
  6. A mi también me pasa, a veces, como a Cooldike, que en ocasiones me olvido de algunos libros tiempo después de leerlos. Pero hay algo que me encanta de una ficción y es leer la última página y, cuando ya ha terminado todo, añorar un poquito volver a allí de vez en cuando. Querer estar en aquel mundo en el que habías vivido mientras las páginas pasaban. Y Esta obra (yo he visto la peli, tengo que saldar la deuda con el libro) es de esas; a las que quieres volver de vez en cuando. No releerlas, aunque también, sino volver a ellas un ratito a estar allí.
    Gracias Pach. Ah! y ¡¡Hola!!

    ResponderEliminar
  7. Yo me leí el libro hace tiempo porque me lo recomendó Miermana pero me dejó algo fría(un tema muy manido, aunque desde el punto de vista de una niña), no obstante el tema de que la autora fuese amiga de Truman Capote y que el personaje de Dill, el mejor amigo de Scout, estuviera basado en él me llamaba mucho la atención.
    Pero la película me gustó muchísimo más, quizás por la interpretación de Gregory Peck que se transformó en un Atticus Finch estupendo!
    (vaya rollo te he soltado)
    Besos,
    Marialu

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.

Posts relacionados
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff