Lo que le pedía antes a los restaurantes

P3160051k.jpg
Malvados bebés ficticios que sonríen y dejan comer a los padres
(imagen vía Mooney en Flickr)
 Yo llevaba una vida divertida. Quedaba con amigos al menos una vez a la semana y recorría los restaurantes de Madrid en busca de lo último, de los sabores más originales o simplemente de un camarero majete (algún día os hablaré del griego que es patchifan pero que nunca se acuerda de haber visto a Patchboy), pero ahora han cambiado mis prioridades. He aquí un cuadro cutre explicativo:



En fin, esperaré a quitarle el pañal a la bambina para poder disfrutar de nuevo de comidas. De momento me conformaré con comer en sitios gremlin friendly.

He aquí mi nuevo mejor amigo
(Imagen vía Lorke)

(Post dedicado a Carolina de Clipset que me ha hecho caer en la cuenta de cuánto ha cambiado mi vida en los últimos seis meses)

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.