El monólogo de la viejuna cotilla de la peluquería

Retomo uno de los temas favoritos de los lectores más antiguos de esta mi humilde morada: las viejunas. La que hoy nos ocupa llegó a mi vida ayer cuando fui a la peluquería a librarme de mis pintas de náufrago.
A veces no basta con ir al peluquero. A veces te tienes que encomendar a algún
santito para que no te haga ningún destrozo
Suelo ir siempre a la misma peluquería ya que he encontrado a un peluquero que me trata bien y suele acertar. El caso es que cuando llegué estaba ocupado con una viejuna a la que le estaba haciendo la permanente (o algo con rulos y peines). Me dijo que me esperara y cuando acabó de ponerle los rulos, me acerqué para que me cortara el pelo.

Antes de ponerse conmigo, le puso a la señora el secador-casco con el que Leticia Sabater hacía una máquina de la verdad (que por lo visto se llamaba Truth Meter Vap). El caso es que como hacía mucho que no le veía estuvimos hablando largo y tendido y por unas cosas o por otras acabamos hablando de cuando trabajé en la cadena amiga. Ese momento es el que aprovechó la viejuna para quejarse:

Viejuna Atusándose: Oye, que este secador está muy fuerte. ¿No me lo puedes bajar? No se oye nada...
Estos secadores son armas de aislamiento masivo
El peluquero le explicó que para que se le quedara bien el peinado no podía bajárselo mucho pero que se lo bajaba un poco para que estuviera cómoda. Seguimos hablando y le conté el episodio de cuando conocí a Jorge Javier Vázquez. Ahí vuelve nuestra amiga:

VA: ¿No llevo este secador puesto mucho tiempo? Mira que yo creo que otras veces me lo has puesto menos rato. Niña, ¿dices que conociste a Jorge Javier? Yo no veo Sálvame pero creo que discuten de mentirijilla.

Peluquero con enormes dosis de paciencia: No, aún no se lo puedo quitar, pero ¡resista! Le quedan cinco minutos. (Dirigiéndose a mí) ¿Entonces trabajar en la tele está bien? ¿Te gustaba?

VA: Yo es que no veo Sálvame pero el que peor me cae es Kiko Matamoros. Niña, ¿tú sabes si ese es periodista? ¿De verdad que no me podéis quitar el secador? Es que no puedo girar la cabeza...

Al final el peluquero se hartó y liberó a la viejita que aprovechó para darnos su charla sobre cómo ella no veía Sálvame, quiénes eran sus personajes (sic) favoritos y por qué ella pensaba que todos (Belén Esteban incluída) son periodistas. Yo no pude hablar mucho más, la viejuna acaparó toda la conversación desde el momento en el que le quitaron el secador.

Share this:

,

COMENTARIOS

2 han mejorado su vida sexual:

  1. Patch, tienes que probar la librería de chinos de mi barrio! es una experiencia!! son como mil chinos, y uno cuando estás despistada con el tinte, viene por la espalda y te masajea. Y como hay taaaanta gente se sientan por todas partes, en el calefactor de butano, en sillas que se multiplican... es genial!

    ResponderEliminar
  2. ¡Síiiiiiiiii! ¡Historias de viejun@s!

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.