El roscón de Reyes: el rompefamilias

En estas fechas tan entrañables las ciudades (al menos Madrid que es la ciudad que tengo más vista) se llenan de olor a roscón de Reyes. En la pastelería de mi barrio las colas dan vueltas a la manzana desde que dijeron que en ella se hacía el mejor roscón de Madrid (aunque si os acercáis en otra época del año os recomiendo que probéis las palmeras de chocolate que son sublimes).


En mi opinión, los roscones de Reyes son un dulce maligno pues tienen la culpa del 60% de las broncas navideñas en las familias (también en los amigos pero como hay menos confianza, se nota menos). En primer lugar, por la discusión que ya reflejó Mauro en su tira del viernes pasado:


En mi caso, prefiero el roscón sin relleno pero es que siempre hay quien lo quiere con nata y se enfada con los que lo quieren con chocolate... vaya, que es una manera de sembrar el caos.

Otro problema que traen los "inocentes" roscones es el de la sorpresa, que suele ser (según la tradición) el que paga el dulce. Digámoslo de una vez: a los españoles la tradición nos toca un pie menos si es para defender alguna cosa que no se puede defender con otros argumentos, y el roscón es una de esas cosas que mejor no menearlas.

Así pues el familiar agraciado con la sorpresa suele preguntar cuánto costó el susodicho roscón y hacer el gesto de llevarse la mano a la cartera con una velocidad que roza los tropismos de las plantas. Vaya, que al final por unas cosas o por otras esa tradición cae en el olvido con la potencial discusión familiar que conlleva el hecho de faltar a la tradición.

Queridos patchifans, aprovecho para haceros algunas preguntas sobre este maligno dulce:
  • ¿Qué hacer con la figurita que casi provoca que se te caiga un diente? ¿Las guardáis? ¿Las tiráis? ¿Se las dais a vuestro gato para que juegue? ¿Si tiras la sorpresa se siente menospreciado el que ha pagado el roscón?
  • ¿De verdad que os coméis las frutas escarchadas? Si son lo que estropean el dulce...
  • ¿Alguien más es adicto al azúcar que lleva el roscón por encima?
Sospechad de los malvados roscones, ocultan más maldad de la que parece a simple vista.

    Share this:

    , , ,

    COMENTARIOS

    15 han mejorado su vida sexual:

    1. A mí el roscón de reyes ni siquiera me gusta como dulce! Pero se me ocurre un arma letal para encabronar a familias enteras: ¡Fusionar el roscón de reyes... con el Trivial! Un cruce de ambas cosas sería letal!

      Abrazos!

      ResponderEliminar
    2. A mi me encantan las almendras que se van desprendiendo.
      Y el roscón, con café con leche.
      Y la nata.
      Y la sorpresa.
      Vamos, que soy fan total del Roscón de Reyes.
      Además siempre lo paga mi suegra y no es cuestión de menospreciar...
      Mañana me compraré uno para disfrutar en familia.
      ¡A la salud de los patchifans!

      ResponderEliminar
    3. A mi me encanta, pero sin relleno, ni cosas de esas. ¡¡Por dios!!, con sorpresa y haba. La sorpresa para engrosar la colección de figuras dispares que llenan las estanterias (¿para que sirven las estanterias?) y el haba para que alguien pague. Ya sabes que con lo de pagar los catalanes no bromeamos. :-P Además así pagas el roscón de San Antonio. Y no, no me como la fruta escarchada, no conozco a nadie que se la coma, y dudo que nadie sepa porque se pone.

      ResponderEliminar
    4. @Juanjo tu opción es buena, pero siempre pensé que el Parchís era mejor arma para romper la armonía que el Trivial :D

      @Marcos disfruta! Los roscones están riquísimos, no sé por qué no se hacen todo el año

      @Jordi Deduzco por tu comentario de las estanterías que no eres tú el que limpia el polvo a los muñequitos del roscón :P

      ResponderEliminar
    5. Llevo más de 10 años cortando consecutivamente el Roscón por el sitio por donde está la sorpresa.

      No es que me toque a mi, es que corto justo por donde está la sorpresa.

      ¿Talento? No, duro entrenamiento.

      ResponderEliminar
    6. Espero que uses ese superpoder para el bien!

      ResponderEliminar
    7. A mi el roscón me gusta bastante. Eso sí, las frutas ni tocarlas. No sabía ni que fueran comestibles, yo creía que estaban para adornar...

      Lo de pagar en mi casa no es ningún problema. Siguiendo una tradición ancestral, toda la comida que se pone en casa de mis padres, o la paga mi padre o la cocina mi madre (hay combinación de ambos factores si es mi padre el que va al súper a por los ingredientes), de manera que no hay problema por ahí. La polémica viene más bien por el "niño, no comas tanto, que estás cada día más gordo".

      ResponderEliminar
    8. En mi casa pedimos el Roscón de dos sabores, trufa y nata, y todo el mundo es feliz :)

      La sorpresa... En mi familia es tradición que mi abuela haga trampas y ase la lleve ella.

      ResponderEliminar
    9. En casa, sin relleno, con sorpresa, no lo paga el que pringa (normalmente es mi padre el que está más concienciado con el tema) y la fruta escarchada va según la persona (yo, salvo algún caso concreto, la dejo de lado). Por cierto, lo normal es que mi padre eche mano en día de Reyes y aún algún día después (cuando todavía quedan algunos buenos en según qué sitios de Madrid).

      ResponderEliminar
    10. 1. Hubo una época en la que los regalos del roscón habitaban entre los patos del belén.
      2. La sorpresa dejó de serlo porque mi hermana abría el roscón entero en su busca y como en casa son muy agarraos, han tenido que abolir el pago.
      3. La fruta está muy buena.
      4. El relleno sólo es indispensable cuando el roscón es del chinuás de la esquina y no de la pastelería buena.

      ResponderEliminar
    11. El roscón mejor sólo. La nata normalmente empacha más que ayuda. Aunque como dice Cuke, si el roscón es regulero viene bien porque ayuda a tragarlo.

      La sorpresa en mi casa va al armarito del baño. Hay desde gallinas a barquitos veleros, pasando por caponatas y snoopys.

      Lo de la fruta escarchada me parece de coña. ¿Qué clase de fruta es esa verde y roja? ¿Pimientos? Yo solo me como la cáscara de naranja que ponen en algunas pastelerías...

      ResponderEliminar
    12. La fruta es maligna y efectivamente estropea el dulce. El roscón lo compran mis padres, y mi casa está llena de figuritas absurdas.

      ResponderEliminar
    13. Yo no tengo esos problemas familiares por una sencilla razón: el roscón es casero y lo preparo yo :P
      Murcia también se innunda de roscones por todos lados, te lo aseguro. Esta mañana parecía una invasión.
      Hacer roscón no es difícil y si lo hace uno mismo luego hasta saber mejor (el orgullo y el cariño que se le pone), además quedas genial con los invitados :) Y a nadie le toca pagarlo (que cada vez son más caros).
      Yo creo que un relleno sólo enmascara un roscón mediocre, así que solo, sin rellenar. Así se puede mojar en chocolate a la taza. Quien quiera nata, que se ponga en su plato al lado.
      Yo compro además las figuritas y el que la encuentra se la queda. Este año de Toy Story :P

      La fruta escarchada a mi no me gusta mucho, pero la diferencia de una "industrial" con la artesana buena es de escándalo. Sobre todo la naranja o mandarina, qué rica... y se puede confitar en casa, no es difícil tampoco. Aunque no guste, mejor es ponerla, porque al cocerse suelta sus jugos dulces a la masa, se quite o no luego el trozo de fruta.
      Y sí, ese azúcar por encima es adictivo totalmente...

      Saludos!

      ResponderEliminar
    14. Jo, Akane, qué envidia :D Desde que me mudé ando sin horno y cocino menos cosas ricas pero me apunto la idea para hacer un roscón de Reyes para verano.

      (Sí, vivo peligrosamente)

      ResponderEliminar
    15. Roscón de Reyes en verano...




      Hereje.

      ResponderEliminar

    Comentar mejorará tu vida sexual.