Yo también fui oveja

Queridos patchifans, ya que lleváis mucho tiempo siguiendo este blog, ha llegado el momento de sincerarme: adoro el anuncio del niño de Movistar porque YO TAMBIÉN FUI OVEJA en los tiempos remotos. He aquí la prueba (yo soy la oveja con la flecha azul en la cabeza. Ojo, la flecha es Photoshop, no es que encima de la humillación de ser oveja tuviera que aguantar el escarnio público de las flechas):


La vergüenza fue aún mayor porque yo el año anterior a este (esta foto es de primero de párvulos, yo tenía 4 años) había sido pastora. Es más, había sido la pastora solista porque como los demás niños de la clase no sabían pronunciar bien la R de Arre, borriquito, habían decidido que yo en nombre de todos cantaría los villancicos para deleite de los padres (y para orgullo y satisfacción de mis parientes que aplaudieron como posesos aunque no hubieran llamado a sus amigos con tarifas planas). Yo había sido la María Calas de Jardín de Infancia. ¿Qué digo? La Piqué del curso de 3 años B. Toqué la cima de la fama hasta que canté la última estrofa bajo la atenta mirada de mi madre que se deshizo en lágrimas de emoción.

Pero el tiempo fue pasando y un año después, ya eran muchos los que pronunciaban bien la erre, así que decidieron prescindir de mis servicios como cantante, truncando mi carrera musical en ciernes, degradándome al último mono del Belén: fui oveja en aquellas Navidades del año 85. La excusa que me dieron los profesores es que como era de las bajitas de la clase, todas debíamos ser ovejas (aunque en la foto salimos agachadas, os aseguro que yo no era la más pequeña de todas) y nuestra única frase era:
Somos las ovejas, venimos al portal y al Niño Jesús queremos cantar: Beeee Beeeee Beeeee
Yo creo que ahí fue cuando empecé a tener complejos con mi forma de cantar (¿quién es capaz de afinar el Beeee?) y, en ese disfraz blanco y esponjoso (bajo el que se ocultaba una barriguita de purpurina fucsia, lo habíamos reciclado de un disfraz de gato) acabó mi carrera artística.

¿Quién sabe? Lo mismo si en vez de haber sido la oveja de 1º de parvulitos (la única sin cencerro) hubiera cantado no me habría dado por escribir un blog y ahora me tendríais protagonizando musicales en Broadway. Qué vueltas da la vida.

Share this:

, , ,

COMENTARIOS

6 han mejorado su vida sexual:

  1. ...lo que viene a demostrar que Movistar se ha vuelto a copiar para hacer un anuncio jajaja en este caso de tí xD

    En Canarias nunca nos vestian por Navidad, solo por carnavales :(

    ResponderEliminar
  2. Malvados moviesteros copiotas :) Yo me disfrazo aunque no tengo excusa, con lo que me gustan los disfraces voy a dejar pasar la oportunidad jijijiji (De hecho cuando tenga un ratín a ver si saco todos los posts en los que salgo disfrazada que ya van siendo mogollón).

    ResponderEliminar
  3. Si te sirve de consuelo, a mí en el colegio me tocó hacer... ¡¡del burro del Belén!! Abrazooos!!

    ResponderEliminar
  4. ... lo que hubiese cambiado tu vida de haber existido los telefonos moviles entonces...

    ResponderEliminar
  5. Unos acabasteis vuestra carrera musical para que otros la podamos empezar.

    ResponderEliminar
  6. Que bien te hubiera venido por aquellos entonces "¿Quien se ha llevado mi queso?" Te hubiera puesto en sobreaviso, que tanto compi aprendiendo a pronunciar la r no era buena señal, y podrias haber urdido un malevolo plan.
    Por lo menos hiciste algo, en mi cole eramos rojos y hippies, y pasabamos de estos actos. :-P

    ResponderEliminar