Y dicen que es fácil trabajar desde casa

Llevo ya dos meses trabajando desde casa, he logrado eso que muchos quieren pero pocos llegan a hacer. Como pongo en mi perfil, me dedico profesionalmente a la blogocosa y podéis ver cosas de las que escribo tanto en la parte del lateral como en algunos RT de mi Twitter. Una vez hecha la autopromoción, paso a contaros mis cuitas, trabajar desde casa no es tan sencillo ni tan bonito como lo pintan.

En primer lugar porque sigo madrugando. Muchos pensáis que trabajar desde casa es que te levantas a la hora que te sale de la oreja y ¡hala! ya estás produciendo. Pues no, chicos, hay que mantener unos ciertos hábitos para que tu forma de trabajar no se convierta en "Gorilas en la niebla" (o en este caso "Fujur en la niebla"). Duchita, desayuno y chándal (o ropa de yoga, como dicen los modernos), que trabajar en pijama es muy homersimpson y además da mucho bajón.

En segundo lugar, no tengo compañeros de trabajo, aparte de Fujur. Se acabaron las charlas sobre moda (el muy ladino se pasa el día en bolas dando brincos) y mis amigos ahora están dentro de la pantalla de mi portátil y sus apellidos son @gmail o @hotmail.com. Bueno, y luego están los locos del Twitter que me han adoptado (o yo a ellos, ya ni me acuerdo). Además como no veo la tele (¡gracias, TDT!) también estoy perdiendo el contacto con el exterior. Es como volver de Erasmus pero sin salir de mi país, en ese grado de paranoia me encuentro.

La última gran pega es hacerle entender a mi entorno cercano que aunque esté frikeando en chándal ropa de yoga, lo que hago es un trabajo real, que no es tan fácil como parece y para el que me llevo formando un montón de tiempo. (Y no, no me mandéis vuestros paquetes a mi casa sólo porque pase en ella todas las mañanas).

Eso sí, las ventajas también son chachis, porque ya no pierdo el tiempo en atascos y sólo camino por los lugares bonitos que me gustan (intento salir todos los días a andar 45 minutos con o sin compañía). Me da más tiempo a quedar con gente guay y cada vez voy eligiendo más a qué dedico las 24 horas que tengo cada día. Es buen plan, ¿no?

Share this:

, , ,

COMENTARIOS

7 han mejorado su vida sexual:

  1. Me da mucha alegría el cambio de perfil. Enhorabuena Pipin.

    ResponderEliminar
  2. Nunca he pensado que sea la panacea trabajar desde casa. Me bastó oir hablar al maestro Francisco Ibañez, sobre las horas, y deshoras, que se pasaba en casa dibujando monigotes, para cumplir plazos, para ver que la cosa tenía fallos. Ganas algunas cosas y pierdes otras.
    Lo de convencer a la familia que picar teclas es trabajo, ya es una cosa que te costará mas.
    Pero ánimo.

    ResponderEliminar
  3. A mí lo que más me costaba cuando curraba en casa era lo difícil de separa el tiempo de trabajo y el tiempo de ocio. Cuando estás trabajando tienes la tentación de picotear un poco de ocio, y cunado estás en tu tiempo de ocio tienes la sensación de que deberías seguir trabajando. ¡Es difícil separar!

    Aun así... ¡Me das envidia! ¡Yo quiero volver a trabajar en casaaaa!

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente has conquistado el mundo!

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, el problema de las tentaciones de ocio en casa son las peores y mantener una disciplina es algo duro. Si uno tiene un ambiente externo, entonces se facilita la cosa. En ese sentido me alegra que mi profesión obligue a tener instalaciones específicas.

    ResponderEliminar
  6. Yo trabajo desde casa y lo que más me molesta es que la gente no te tome en serio.

    Para ellos el trabajo es tener un jefe tocape..., una nómina, tus pagas y tus 21 dias de vacaciones anuales.

    Si quieres tomar las riendas de tu vida te tachan de loco! ;-)

    Saludos a todos los autoempleadores!

    ResponderEliminar
  7. Me identifico totalmente contigo. También llevo un par de meses convirtiendo la pantalla del ordenador en mi mesa de trabajo. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero siempre es necesario organizarse y ser metódico como si uno estuviera en una oficina.

    Aunque confieso, a veces sigo tirando del pijama si no tengo pensado salir. Es un gustazo ;)

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.