Typical Madrileñish: fauna del Retiro

Pero mira cómo reman los madrileños en el estanque...
(Eso sí, no me preguntéis por qué no se ve en la foto la Torre de Valencia)
El Retiro es ese parque mítico parque en cuya marmita me caí en tiempos pretéritos y tiene un significado arraigado en el subconsciente colectivo madrileño como el lugar de realizar la fotosíntesis por excelencia (aunque algunos piensen que sólo es un Central Park wannabe, es mucho más que eso). En cuanto sale el sol, los madrileños salimos en masa a tomarlo al Retiro.
  • Los niños se quedan aparcados delante del teatro de títeres, mientras las parejitas buscan esos lugares recónditos donde los carteristas aprovechan para hacer el agosto (no es broma, conozco por lo menos diez historias similares de amor y robos). 
  • Los viejitos se dedican a dar vueltas alrededor del estanque grande, por aquello de que no tienen cuesta.
  • Los traficantes de costo se esconden como en La Vida de Brian (o sea, fatal). 
  • Las gitanas te persiguen en modo berserker para darte una ramita de romero (a todas claras cogida de un seto de los de cerca de la Puerta de Alcalá) y te dicen que te van a leer la buenaventura (si eres "mocita" te hablan de los amores que conseguirás y si eres más talludita de la pastuja que vas a ganar). 
  • Los guiris (sigo teniendo la teoría de que guiri se podría traducir por "turista rosa" directamente) se dedican a mirar mapas súper despistados buscando la estatua del Ángel Caído y haciéndose fotos typical intentando salir lo antes posible hacia la civilización (que para ellos es básicamente el Paseo del Prado). Existe el subgrupo de turistas que ven un rayo de sol y, aunque haga cinco grados bajo cero, se quedan en camisetas de tirantes y se dedican a broncearse durante horas sin cambiar de postura (lo que aumenta su nivel de rosa).
  • Los flipaos de las cámaras se han multiplicado desde la llegada de la fotografía digital. Se creen que van a hacer un reportaje que les va a publicar National Geographic pero aún no se han dado cuenta de que las hordas gatunas se han zampado a las últimas ardillas que puso Gallardón en el parque para animar el cotarro. De estos hay un subgrupo que son los que se dedican a hacer posados/robados para subir luego un set de fotos megachachi a Facebook/Tuenti y que todos sus amigos les digan lo buenos fotógrafos que son aunque nadie se dé cuenta de que si salen en la foto es que se las hace otra persona.
  • Los flipaos de las barcas. Hay muchas motivaciones que pueden llevar a una persona a remar en el Retiro. Ya puede ser por hacer el mongolo, como es mi caso, pero también puede ser por afán de aventura, por demostrar a tu love interest lo bien que te manejas en el agua o por el placer de abordar otro barco. El caso es que haga frío o calor, llueva o nieve, siempre hay algún flipado remando por el estanque. Yo creo que los subvenciona el Ayuntamiento como a los patos.
Para los que sois de fuera, sabed que está tan institucionalizada la fotosíntesis retiril que el Ayuntamiento nunca deja aparcar cerca excepto los días que hace sol (bueno, los fines de semana enteros aunque llueva). Por probar, acercáos cualquier día de sol entre marzo y noviembre, aunque sea entre semana y contad cuánta gente veis. Es alucinante la cantidad de personas que pasean. ¡Y sin escaparates!

Share this:

, ,

COMENTARIOS

4 han mejorado su vida sexual:

  1. Se te olvidan los deportistas kamikaces (en versiones bici, patín y monopatín) que pasan a tu lado a gran velocidad en el paseo de coches, las brujas del tarot del estanque, los señores de felpa renegrios imitación de Mickey Mouse, los vendedores de globos, los vendedores de palolú, los mimos y los perroflauticos (en versiones tambor y malabarista).

    ResponderEliminar
  2. Los tarotistas tienen calle! Y la zona prohibida de magreos indecentes sin preguntar nombre, y los patinadores de los botes de coca cola!!

    ResponderEliminar
  3. Magnífico retrato de este emblemático parque, yo trabajo cerca y siempre que puedo me doy un paseo por allí.
    Por cierto, yo también conozco una historia de amor y robo XD

    ResponderEliminar
  4. Central Park wanabee mis cojones. Ahora no me van a comparar una ciénaga desecada a finales del siglo XIX con un parque montado en el XVIII que se nos cae la historia por las orejas.

    Y como si no hubiese tenido yonkis y putas Central Park, no te jode... Ahora se han olvidado de la era Reagan.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.