La importancia de hacer una buena entrada en escena

Hay entradas en escena memorables. Tenemos quienes entran bajando una escalera garbosamente. Hay quien abre una puerta y todas las cabezas se giran para mirarles... Y luego estoy yo.

Ayer estuve en un evento de bloggers organizado por Philips (por Decoesfera, no creáis que este blog da para ser muy líder de opinión) y la verdad es que no me siento muy orgullosa de mi llegada. Como me debo a mi público, y mi público sois vosotros, aquí os cuento cómo hice la entrada triunfal, con la presteza y la agilidad que me caracterizan.

En principio, habíamos quedado a las 8 en un hotel de Plaza de Castilla. Por supuesto, yo me equivoqué de hotel y de hecho estaba justo en la acera de enfrente... a la que no podía acceder porque, para los que no sois de Madrid, Plaza de Castilla ahora está peor que Sarajevo, es toda una zanja con un monolito en el centro. Corrí y corrí para no perder el taxi que me esperaba y cuando encontré el hotel, me asomé a ver si había alguien conocido. Había un grupo de personas y entre ellas, Antonio de Error 500.

¡Esta es la mía! Me dije a mí misma. Cogí carrerilla para llegar y...



PUM! CONTRA EL CRISTAL!!

Ñiiiiiec! Resbalando para abajo...

En fin, cosas que pasan cuando los cristales están limpitos y transparentes, que levante la mano a quien no le haya pasado nunca.

(Y sí, tanto Antonio como los otros bloggers me vieron, pero fueron tan discretos como para no hacer comentarios al respecto).

Imagen vía | Puertas automáticas

Share this:

,

COMENTARIOS

5 han mejorado su vida sexual:

  1. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    Espero que no te hicieses daño, porque entonces me sentiría culpable por reírme...

    ResponderEliminar
  2. Nada de daño! Sólo la puerta quedó un poco sucilla, con mi nariz y mi moflete, pero como era un hotel de cinco estrellas supongo que tardaron poco en limpiarlo :)

    ResponderEliminar
  3. Curioso... Eso sí que es una entrada que deja comentarios a su paso ;)

    ResponderEliminar
  4. Yo buscaría en los blogs personales de los que estaban allí a ver si siguen tan discretos...

    No te preocupes, a mí también me ha pasado alguna vez. ¡Hay una primera vez para todo!

    ResponderEliminar
  5. Si te sirve de consuelo, hasta a mi gato, con todos sus supersentidos felinos, le pasó el día que llegó a casa con la de la terraza.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.