Las cuevas del Drach adult edition

Sé que con mi ingente producción escrita, es más difícil seguir toda mi obra (cosa que sucede a otros compañeros escritores prolíficos), así que aún a costa de hacer autobombo, os recomiendo este post que hice ayer en Peques y más para que tengáis la referencia de lo que escribo cuando me pongo formalita y de qué estoy hablando.

La cosa es que la visita a las cuevas del Drach está organizada para:
a) Aniquilar tu ego aborregándote.
b) Aniquilar tu imaginación, obligándote a ver lo que ellos quieren que veas en una formación natural.

Vamos, algo peor que haberte criado en un gulag entonando himnos hagiográficos sobre el padre de la nación soviética. Veamos cómo lo hacen.

En primer lugar te hacen pagar un precio desorbitado (10 euros, más que un copazo) por entrar a un sitio en el que se supone que podrás ver cosas que nadie más va a ver, pero te meten con un grupo de 200 personas más y además te obligan a pararte donde el guía decide que quiere que te pares, metiéndote prisa si te detienes a mirar el lado contrario al que te señalan.

Sobre lo de la imaginación, tuve la misma sensación que cuando fui a ver la Ciudad Encantada de Cuenca, que para los que no lo sepáis es un parque con rocas en las que la erosión ha hecho unas formas curiosas (sobre todo de seta pero esto no viene al caso) y en la que al pie de cada roca hay un cartel explicándote desde dónde tienes que verla para ver lo que ellos han decidido que se parece.

Esto mismo es lo que sucede en las cuevas del Drach, donde te enseñan tal que esto:



Y te dicen: "como se parece a una playa, lo hemos llamado el rincón-playa" (Spanish version) o "this corner seems a beach, so we call it the beach corner" o mucho mejor "questo angolo sembra una spiaggia! Lo chiameremo l'angolo spiaggia" y así sucesivamente en quince idiomas (que por supuesto luego reproducíamos Laura y yo para risas de nosotras mismas porque nadie nos hacía caso).

En resumen, que si vais lo hagáis libres de prejuicios y pasando de las explicaciones de los guías porque no aprenderéis mucho. Una de las estalagmitas os van a decir que parece un cactus pero no os dejéis engañar: la mitad de las estalagmitas lo parecen. Eso sí, la cueva es un rato bonita, así que si tenéis suerte y no vais en un rebaño seguro que lo disfrutáis.

Imagen | Sonia Curcialeiro

Share this:

,

COMENTARIOS

4 han mejorado su vida sexual:

  1. Si que deben ser bonitas esas cuevas! Yo estuve de muy pequeño, pero apenas las recuerdo. Aunque, por lo que cuentan mis padres, estaba fascinado, creía que eran cuevas donde se ocultaban los piratas y de hecho, cuando vi pasar unos tíos haciendo footing en el interior de la cueva, empecé a gritar: "¡¡Mira, papáaaa, los pirataaaas!!"

    El sitio ése de Cuenca es donde rodaron un trozo de Conan, ¿no?

    Así que te pones morena con facilidad. Yo me pongo rojo con la misma facilidad cuando me da el sol. Entre los dos pareceríamos un helado de fresa y chocolate.

    A ver si la próxima vez coincidimos en los Mandriles y nos tomamos unas cañas!

    ResponderEliminar
  2. Lo de Conan ya es para nota :) Como nací en los ochenta, creo que esa parte me la perdí :P

    Tienes pinta de ponerte rojo con facilidad, la verdad. Si quieres te presento a otros Juanjos que tienen la misma característica y hacéis un grupo de apoyo. La verdad es que lo de la morenez es absolutamente involuntario, yo quiero ser blancuna como Dita Von Teese!

    ResponderEliminar
  3. Lo tuyo con los piratas es como la primera vez que yo fui a comer a un restaurante chino, que me pasé la mitad de la comida preguntándole a todos los chinos que había si eran ellos a los que nos íbamos a comer :)

    ResponderEliminar
  4. Que gusto volver a poder comentar en tu blog. Lo de las cuevas en visitas guiadas es algo que tendria que probar con Luz, a ver que es capaz de contar sobre el rey que las mando construir o lo que sea que se le ocurra.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.