Anatomía del bocata de calamares

Como os comentaba, tengo la semana castiza, así que, ¿qué hay más castizo que un bocata de calamares? No, no me habléis de parpusas porque como dicen mis italianas, "¿es que en Madrid no coméis nada que no sea embutido ni esté frito?". Con esa simple frase han encontrado el verdadero propósito de la vida verbenera, más allá de los chotis y los concursos de piropos.

El bocata de calamares consiste en dos cosas:

1. El pan que por la noche suele estar en dos formatos, a) chicloso o b) duro. Si el bocata se envuelve en papel de aluminio es posible que pase del estado b) al estado a) en menos que se dice "chulapo". Este pan no lleva ni tumaca ni aceite, para desgracia nuestra, porque haría este bocadillo más tragable y más amigable.

2. Los calamares, que se empanan y se fríen. Desconfiad de los calamares cuyo sabor recuerda a las gallinejas porque han estado mezclando aceite en el chiringuito. Los calamares auténticos se forjan del mismo material con el que se envuelven los CDs, un material especial que ríete del adamantium: no se pueden partir con los dientes ni con un cuchillo, pero si eres capaz de hacer una presa, estos se estirarán hasta límites insospechados. Si tienes los brazos suficientemente largos, es posible que logres una victoria.

No podría recomendaros el mejor bocata de calamares de Madrid porque aún no lo he encontrado, pero sigo investigando. El mejor consejo es que lo comáis mientras esté caliente, evitando así que aumente su coeficiente de chiclidad.

Imagen | Gaelx

Share this:

,

COMENTARIOS

7 han mejorado su vida sexual:

  1. A pesar de tu animadversión, mi nostalgia madrileña me ha hecho desear tomar pronto uno de esos bocatas de calamares.

    Hace mucho tiempo tomé uno bastante rico en un cuchitril no muy lejos de la plaza mayor. Y había un sito en Argüelles donde lo hacían muuuy rico, pero a estas alturas debe haber desaparecido.

    De todos modos, desde que vivo en Donosti, prefiero los calamares, txipirones o cualquier otro tipo de cefalópodo más bien a la plancha, o encebollado o (si no es mucho pedir) en su tinta.

    Pero acepto tomarlos rebozaos aunque sólo sea porque eso signifique que vuelvo a estar en Madríisss!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿No es paradójico que el bocata de calamares sea el símbolo indiscutible de una ciudad que vive a 300Km del pescador de calamares más próximo?

    Pero qué ricos están... :)~

    ResponderEliminar
  3. No odio los bocatas de calamares, de hecho me gustan un montón, pero es que anoche en la verbena era imposible no tomar nada que no fuera aceitoso. Un amigo hizo la broma de que si pedíamos una ensalada, nos la rebozarían y la freirían entre calamar y calamar :D

    ¿Cuchitril? Tienes que enseñármelo, hay cuchitriles donde ponen mejores comidas que en el Bulli...

    Ucedaman: nunca me había parado a pensarlo

    ResponderEliminar
  4. hermano de un marziano13/8/09 10:21

    me alegro de reencontrarte.y ver que "aparatemente" te marchan bien las cosas.
    los bocadillos de fritos verbeneros no suelen ser de lo mejorcito que deigamos (a menmos que te los traigas de casa).... unque los de alguonos bares y cuchitriles localizados y son otro cantar....

    ResponderEliminar
  5. Lo que dices de los cuchitriles lo suscribo: me encanta el Infrachino y ese ambiente hongkonés tan sospechoso que parece sacado de una película de John Woo.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo: A veces los cuchitriles son la gruta gastronómica del tesoro! No recuerdo exactamente dónde esta aquel cuchitril. A lo mejor ya ni existe!

    ResponderEliminar
  7. El único bocatacalamares que me zampé era en versión de pan a)chicloso ¡Me encantó! Es verdad que hace falta WC Net Tuberías Lentas para engullirlo, pero, oye, haya donde fueres haz lo que vieres, no?

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.