El Manantial (la película)

Ayer me llevaron a ver una peli, El Manantial. Hasta que no me la mencionó Giacomo Tortellini la verdad es que jamás había oído hablar de ella (lo cual no significa mucho, yo soy bastante anorante en cuestiones de cine) y él me la planteó como una película que le encantaba. Me picó la curiosidad porque hasta donde yo sé y quitando sus preferencias futbolísticas, el señor Tortellini tiene un gusto bastante bueno.

La verdad es que El Manantial es una película de esas que necesitan pensarse después de verlas. El protagonista es un arquitecto llamado Howard Roark (Gary Cooper) que tiene una visión de cómo deben ser los edificios. Sus edificios son modernos, cuadrados, sobrios, que contrastan con la demanda de la mayoría de la sociedad, que quiere algo más clásico, con frontones y capiteles. En varias ocasiones rechazan sus proyectos porque son "demasiado atrevidos".

Roark no se rinde, y se niega a ponerle columnas dóricas a sus edificios, en varias secuencias de la película reitera que los edificios "son como las personas, tienen su integridad". Con ese panorama, obviamente, el arquitecto comienza a morirse de hambre porque sencillamente no se quiere plegar a la demanda del mercado porque sabe que lo que él hace tiene más calidad.

Todo el argumento gira en torno a esa idea: la de mantener la integridad de las personas (y de los edificios como metáfora) frente a sobornos y a toda costa, aunque tenga que renunciar a otras cosas como un matrimonio, un puesto de renombre o su reputación frente a la prensa amarilla.
Dicho esto, no sé si recomendaros la película o no, porque yo sigo dándole vueltas y aún no estoy segura de si estoy de acuerdo o no con el planteamiento. Es cierto que me han educado para dar siempre lo mejor de mí misma, para entregar un trabajo de calidad y para hacerme responsable de lo que hago (en este caso, de lo que escribo). Pero después de siete años ejerciendo de escribidora (periodista, bloguera, lo que se tercie), me doy cuenta de que es muy difícil mantener la integridad de lo que firmas porque hay demasiada gente opinando en mi trabajo. Es cierto que suscribo cada palabra que aparece en este blog, pero a veces me siento como luchando contra los elementos cuando entrego un artículo y pasa por mil manos antes de ser publicado, cuando me meten cambios aleatorios y cuando al final la firma que aparece es la de un señor que probablemente ni recuerde mi nombre.

La película está bien y serviría para un cineforum porque tiene muchos aspectos para destacar, como la renuncia a todo por unos ideales, cómo se pasa del nihilismo a la felicidad en cuanto se encuentra algo por lo que luchar o por qué a las chicas nos molan más los hombres sucios y musculosos mejor que los esmirriados en traje.

Mención aparte merece la prensa, que juega un papel importante. Primero porque se ve cómo manipulan la opinión pública según los intereses de quien esté al mando. Luego porque se ve cómo se retuercen los hechos para poder vender más ejemplares (que conste que yo no creo en la objetividad y de hecho me explayaré más en otro post).

Hay cosas que están exageradas, pero lo cierto es que es una película que te revuelve por dentro y te da mucha chicha para pensar, así que os pido que si alguno la habéis visto que me mandéis un mail o pongáis algo en los comentarios de abajo para comentarlo más a fondo.

Share this:

,

COMENTARIOS

8 han mejorado su vida sexual:

  1. Es una de mis películas preferidas.
    Efectivamente, da mucho de qué hablar y requiere de un segundo visionado para lograr captar la magnitud del mensaje. Si lees la novela es más fácil de comprender el mensaje.
    Las ideas que surgen al ver a los diferentes personajes posicionarse y el control y alienación al que son sometidos, como debate sobre la sociedad me parece correcto, pero es algo muy visto en otros autores.
    Personalmente me parece más original e interesante el debate que propone sobre la importancia del individuo sobre la sociedad.
    En mi blog comenté sobre ella relacionando la defensa final de Roark y la propiedad intelectual.
    http://cukecito.blogspot.com/2008/02/semana-de-la-urgencia.html

    ¿¿Y qué ocurre con los hombres fornidos en traje??

    ResponderEliminar
  2. Ostias, creo que estábamos en la misma sala. Yo me fui un poco antes, que había fiesta de Julián y parte de LMC donde sortearon Me siento extraña de Rocio Durcal (!)

    ResponderEliminar
  3. Yo no he visto la película, pero pienso que nunca se puede renunciar a ser uno mismo. Se puede cambiar de opinión (porque nos equivocamos), pero de ahí a doblegarse por las presiones... pues yo creo que no.

    Lo de los periodistas es para otro post, pero Patch, siempre se tú misma, y si te cambian (o te editan, que queda como más correcto), no te preocupes, en primer lugar no lleva tu nombre, y esn segundo lugar, te queda la conciencia tranquila porque tú escribiste lo que querías escribir.

    ResponderEliminar
  4. Tras 5 años sigues manteniendo la frescura que hizo que me apuntase al principio. Cada vez que escribes descubres una tendencia o abres un camino que la gente parece haber olvidado. Me apunto tu sugerencia para hacer un cenaforum en casa a la que a lo mejor estas invitada, aunque eso ya será el año que viene.

    ResponderEliminar
  5. Puffff, Ayn Rand. El problema es hasta dónde está uno dispuesto a defender su integridad y en relación a qué criterio de agresión contra las propias creencias o principios. Precisamente, la señora Rand, por muchos principios que tenía, fue abandonada por su marido que se fue con otra mujer más joven. Es lo que tiene defender los principios de ser una arpía.

    ResponderEliminar
  6. El Manantial es una película que no me gusta porque no me gustan las películas que te chillan el mensaje para que te enteres, ni siquiera aquellas con un mensaje con el que estoy en líneas generales de acuerdo, como es el caso. Por poner un ejemplo, Los Increíbles viene a decir básicamente lo mismo que El Manantial (se nota a la legua que el autor es randiano), pero es ante todo una peli de dibujos, así que puedes ignorar el mensaje si quieres. Pero en El Manantial no puedes.

    Como te han comentado antes, quizá esté el mensaje más claro si lees el libro, o si lees el siguiente de Rand, el enorme La Rebelión del Atlas, que no obstante me parece una novela peor porque se centra demasiado en "explicar" su mensaje.

    Habrás observado, no obstante, de la amistad del prota y el periodista amarillo, porque en el fondo son los que más se parecen, aunque este último finalmente se traicione a sí mismo. También eso da para un cineforum... :-)

    ResponderEliminar
  7. buena pelicula, la vi por primera vez gracias a mi madre que adora a este actor :)

    ResponderEliminar
  8. El egoismo de Rand es mas alla de lo soportable, de echo, ella misma recalcaba que dentro de sus parametros, casi nadie en el mundo podria alcanzar lo que ella estipulaba.
    La arquitectura "inspirada" en Meis, es muy aburrida y desprolija, lo que en un principio es util, ahora es la ley del minimo esfuerzo, son cosas de modas segun la epoca, aunque, claro, definio lo que es la arquitectura estadounidense.
    Encuentro que "el chiste funciona cuando no hay que explicarlo, sino, no es gracioso".

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.