Patch la monta en la farmacia

El otro día fui al médico para un chequeo rutinario pero me encontró una complicacioncilla, de esa que se pasan tomando antibióticos una semana. Como fui justo después del trabajo, me dieron las 8.30 y salí de la consulta contenta por no estar muriendo pero con una receta que tendría que canjear en la farmacia de guardia más cercana a mi casa (y cuando es noviembre y hace un frío de pelotas, creedme: no hay una sola farmacia que esté lo suficientemente cercana a mi casa).

Los hados me fueron favorables y me topé con que la farmacia más cercana al consultorio médico estaba abierta para regocijo sin igual por mi parte. Entro en modo Indiana Jones, a sabiendas de que están a punto de echar el cierre y veo a la farmacéutica que sale con el abrigo puesto. Comienza la negociación:

Patch: Hola, amiga farmacéutica, ¿están a punto de cerrar?
Amiga Farmacéutica: Sí, pero todavía puedo darte alguna medicina si estás in artículo mortis.
P: Cof, cof. Pues precisamente me acaban de recetar XXX pero no tengo muy claro de si lo que tengo es grave. Cof. ¿La tuberculosis se cura?
AF: A ver, a ver. (Se mete a la trastienda). Pues bonita, justo XXX no te lo puedo vender porque no tiene el precio en la caja.
P: Cof, arg, cof. Apiádese de mí, AF, que soy joven para morir. Tendré que empeñar mis cabellos para poder pagarme una estufa para poder pasar el invierno y sin XXX tardaré más en curarme la escarlatina.
AF: Lo siento, tendrás que volver mañana.
P: Vale, no pasa nada, el escorbuto es llevadero cuando hace tanto frío en casa que no necesitas sentir las extremidades. Con mi gorrito (cof arg cof) podré pasar la noche. Si no despierto, decidle a Fujur que le llevaré en mi corazón de plastilina.
AF: Me has convencido, te lo dejo fiado, ¡pero vienes mañana con el código de barras a pagarlo!
P: ¡Oh, gracias, AF! Pero es que trabajo para el señor Scrooge y mañana no podré estar aquí en horario comercial. Cof, las medicinas de la peste bubónica son caras y tengo que trabajar muchas horas para poder pagarlas.
AF: Vale, no te preocupes, vente pasado mañana y no hay ningún problema.
P: Cof, cof. Pasado mañana tengo una cena de empresa fundamental y tampoco podré venir por aquí. Pero prometo que en cuatro días estaré aquí, no dejes que me vaya sin mi medicina porque podría morir antes del alba sin ella. Me han dicho que la poliomelitis se propaga con rapidez en épocas frías.
AF: Está bien, en tres días quiero verte por aquí pagando tu deuda.
P: Gracias, amiga! Te llevaré en mis oraciones y llamaré Farmacéutica a mi segunda hija.

Share this:

,

COMENTARIOS

7 han mejorado su vida sexual:

  1. Para otra vez, a no ser que te pille muy lejos, tienes una farmacia 24h en Chamartín (no me pagan por hacerles publicidad, que conste).

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, qué suerte tuviste!!

    ResponderEliminar
  3. Cuando cumpla el plazo irás totalmente feliz a limpiar tu conciencia, y la farmaceutica no estará. En su lugar habrá alguien que no sabe de qué le hablas, pero aceptará tu dinero y prometerá que le dará aviso a tu farmaceutica.
    Por tu parte, nunca sabrás si lo hace o no...

    Historia basada en hechos reales

    ResponderEliminar
  4. ¿Eso es montarla? Ya pensaba que habías entrado en plan yonki a por la'jcopolamina.

    ResponderEliminar
  5. Yo hubiera mandado a la mierda a la Farmaceútica. O abres o no abres pero eso de no encender la caja para cobrar y decir que vengas mañana...
    ¿Para qué montas nada si tienes una Farmacia 24 horas en tu calle?

    ResponderEliminar
  6. A mí me ha encantado la historia xD

    ResponderEliminar
  7. Es un post buenisisimo. De los mejores que has escrito. Lo llevaré simpre en mi corazón de plastilina.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.