El desastre de Bhopal

Ayer me acabé el último libro que me he leído y hoy he decidido dejar un poco de espacio para saborearlo un poco más. El último libro que me he leído está a medio camino entre la novela y el reportaje periodístico y me ha dejado en shock desde la primera hasta la última página.

El libro en cuestión se titula "Era medianoche en Bhopal", y lo firman a pachas Dominique Lapierre (cuya mujer se llama también Dominique, qué cosas) y Javier Moro. El libro va de un escape de gases mortales en una fábrica de pesticidas en la India en 1984 en el que murieron un número incierto de personas, pero se estima que fueron unas 30.000. Muchísimas más quedaron enfermos para siempre a causa de la inhalación de gases.

En el libro te van descubriendo las causas de cómo pudo escaparse de las manos este gas que ya sabían que era muy tóxico pero que a los mismos que lo manipulaban no se les dio la información acerca de su toxicidad. En un principio, la fábrica contaba con todas las medidas de seguridad para garantizar la seguridad tanto de los trabajadores como de las personas que vivían cerca. Tened en cuenta que esta fábrica estaba junto a los barrios de chabolas de Bhopal, así que ya os imaginaréis que, si bien la seguridad de valla hacia dentro era exquisita, no se podía decir lo mismo una vez se salía del recinto.


Uno de los problemas era que atacaba a los ojos.


Según se fueron incumpliendo las expectativas de producción de la fábrica, los dueños (una multinacional estadounidense llamada Carbide) decidieron ir reduciendo el personal tanto en número como en cualificación y parece que en su tramo final incluso se desentendieron del asunto, y cuando explotó el depósito de gas tenían pensado desmantelar las instalaciones. La explosión fue causa de muchas cosas que se podían haber hecho bien y se hicieron mal. Puede que por desidia, por desconocimiento o por ambas cosas a la vez el gas mortal se escapó de su depósito y fue volando hacia los barrios pobres.

En el hospital no sabían qué sucedía, y les llegaba gente asfixiada, ciega, vomitando... vamos, os podéis hacer una idea.

En fin, si os da curiosidad, podéis echarle un ojo a Wikipedia (en inglés, que en español no está muy completo), a este interesante artículo o bien pedirme el libro los que me conocéis en persona.

Share this:

,

COMENTARIOS

1 han mejorado su vida sexual:

  1. La reducción de costes en este tipo de situaciones, si bien es lícita, normalmente se hace a costa de la seguridad porque no se suele diseñar por anticipado un plan de desmantelamiento apropiado. Un ejemplo parecido pero debido a la subcontratación o externalización fue lo de la lanzadera Columbia: las revisiones de las placas del blindaje térmico salían mejor de precio que cuando las realizaban empleados más cualificados (y caros) de la NASA pero como los estándares de trabajo tampoco eran los mismos el resultado era más o menos inevitable.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.