Cómo me lesioné buscando una silla

Tengo una herida grande grande en la pierna, y es todo por no haber escuchado a mi sentido arácnido antes de meterme en patchiaventuras. La cosa empezó bien: era yo quien elegía el plan y mi parteneire y yo íbamos camino de El Escorial.

Nunca había visto la silla de Felipe II*, y me dio la curiosidad por ir caminando hasta ella. El miércoles hacía buena tarde y todavía faltaba un rato para el anochecer, así que echamos a andar. Cuando pensábamos que estábamos cerca, vimos a un viejuno que supusimos que era autóctono y le preguntamos cuánto faltaba para llegar.


Ecco la silla!

Con un perfecto acento gallego, el viejuno nos explicó que nos faltaban sólo dos kilómetros y que no tenía pérdida. Una vocecita interior mía me decía "no hagas caso de los viejunos gallegos, que ya sabes cómo se las gastan. Dos kilómetros en distancias gallegas suelen ser cinco y súper cuesta arriba". ¿Vosotros las escuchasteis? Pues yo tampoco. Otro viejuno (esta vez sí que era aborigen del Monte Abantos) nos dijo que había un atajo para subir pero que "no hay atajo sin trabajo". Efectivamente, a este tampoco le escuchamos.

Nos pusimos a subir por un camino de cabras, mi parteneire con su camisa de trabajar y yo con mis playeritas molonas pero poco prácticas para hacer el cabra. La subida fue épica, sudando y resoplando (la verdad es que no era mucha distancia, pero a mí se me hizo larguito). La bajada fue más corta porque una parte la bajé con mi pantorrilla. Ay, daño infinito.

Lo peor de todo es que en cuatro días me voy a la playa y voy a poner mi estupenda costra de 3 x 3 a remojo. Esto me pasa por patchiaventurear sin el equipo adecuado.


* Si os mola el tema, leed este artículo en el que explican una suposición de que la silla en realidad no perteneció al monarca, sino que es un altar para sacrificios.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

7 han mejorado su vida sexual:

  1. Tu abrasión da cosa sólo con mirarla. La próxima vez pídele el plan a otra persona, en serio.

    ResponderEliminar
  2. sana, sana, culito de rana, si no sana hoy... ¡sanará mañana!

    ResponderEliminar
  3. Sobre mi herida: No puedo dejar de pensar en que en dos días estaré en el mar.

    ResponderEliminar
  4. Como dice Bere ... por qué tanto dolor? :)

    ResponderEliminar
  5. El mar escuece. Por si lo habías olvidado. Te vas a querer morir si la herida es medianamente grande.

    ResponderEliminar
  6. "no hagas caso de los viejunos gallegos, que ya sabes cómo se las gastan. Dos kilómetros en distancias gallegas suelen ser cinco y súper cuesta arriba"....

    ?¿?¿

    ....VIVAMOS COMO GALLEGOS!!!!...

    http://www.vivamoscomogalegos.com/

    P.D: y eso que de viejuna no tengo nada, pero me llegó al alma tu comentario!

    ResponderEliminar
  7. Pobreta!!

    Si es que nos sacan de la ciudad y corremos un montón de peligros,jeje.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.