A ti también te pasa: Horterismo playil


You touch his tralalá
(esto es lo que me viene a la mente si pienso en hortera y playa a la vez)


Después de cargar las pilas en la playa, vengo con una certeza que va aumentando a medida que pasa el tiempo: cuando estás en un sitio con mar, desaparecen todas las normas de vestuario y te ahorteras. Entendedme, no es que lo haga aposta, es que simplemente de pronto a todo el mundo le entran unas ganas imparables de combinar rayas con cuadros, pantalones ultracortos con camisas de manga larga... ¡o sandalias con calcetines!

Esta es una sensación que tenía desde hace mil pero ha sido Silvia la que lo ha verbalizado. Venga, haced memoria: seguro que todos tenéis idea de las señoras en los chiringuitos con vestidos ajustadísimos fucsias o unos minipantalones que dejan al aire unos muslos que ya los querría para sí Britget Jones. Ejemplo práctico: llevas en la maleta trescientas camisetas, pero en cuanto la abres, te entran muchísimas ganas de ponerte esa que no usabas desde 8º de EGB (traducción para los yogurines: 2º de la ESO) y combinarlos con un pareo hawaiano.

Es posible que sea efecto de que en la playa nadie te conoce (bueno, en mi caso me he topado con Noe la de la tele ahí de guay) pero es que hasta cuando vas con alguien conocido te posee el espíritu de Amy Winehouse (¡o peor: de Christina Aguilera!). No miréis así la pantalla: seguro que a vosotros también os pasa.

Share this:

,

COMENTARIOS

12 han mejorado su vida sexual:

  1. Yo vivo a 10 minutos andando de la playa y en cuanto empiezan estos climas no voy ni atao'. Mayormente por el efecto horterizador por ti descrito.
    Bien es cierto que un paseíto de vez en cuando para ver alguna carne prieta tampoco está de más...

    ResponderEliminar
  2. Ufff yo es que es pisar la arena y tengo la irresistible tentación de aparecer con camiseta de tirantes (al menos no de ropa interior, hortera de playa si, pero lo justo) y camisa de manga corta abierta para que ondee al viento, todo ello combinado con un pantalon largo de color claro y el calzado en la mano. Más peliculero imposible.

    Eso si, a ponerme pantalones piratas ya no llego.

    ResponderEliminar
  3. Vivo junto a la playa, así que lo de ahorterizarme no es una opción porque en mi caso sería permanente. Eso sí, cuando vas a pisar la arena, a meterte en faena propiamente dicha, te liberas un poquito. Camisetas de todos tipos y colores, pantalones cortos, pareos... Aún así es una especie de moda dentro de otra moda.

    Será que las playas a las que voy son las menos masificadas, pero no he tenido el trauma de toparme con la señora del vestido fucsia. Aquí se estila más la buena señora de pueblo con su bañador estampado y las moyas asomando bajo el sobaco, y el buen señor, marido de la señora, con sus pantalones cortos, su camisita casi transparente y los pelos blancos asomando por las orejas.
    Bienvenido a Andalucía.

    ResponderEliminar
  4. No se de que me hablas. Yo solo llevo vestidos largos de lino blanco y me paseo por la playa sujetandome la pamela de paja. Todo muy ibicenco.

    ResponderEliminar
  5. En Canarias está fauna existe y en dos poblaciones distintas, en guiris y en autóctonos. Yo a calcetines y sandalias ya estoy inmunizada de por vida.

    ResponderEliminar
  6. Si quieres verlo en su ambiente, los tienes a patadas en la ciudad de veraneo de Cukecito. De hecho hoy casi me atropellan unos cientos de ellos (suelen ir en manadas por estos lares). Te invitamos cuando quieras.

    ResponderEliminar
  7. Verbalicé??También me disfracé para ir a la playa, pero es que eso es parte de estar de vacaciones, por lo menos los dos primeros días, jejeje. (También tú, no creas ;))

    ResponderEliminar
  8. Pensé que estaba en Adivina el personaje porque la foto es de una chica travestida y me suena la cara...hala, ya me pongo a pensar quién es...

    Yo como Mosqueperra, mucho tiempo viviendo al lado de la playa, no me da para horterizarme...

    ResponderEliminar
  9. Pincha, pincha en el vídeo ;)

    ResponderEliminar
  10. Ponerse calcetines con las chanclas dicen los podólogos que es recomendable por higiene y tal.

    Claro que si le hiciéramos caso a lo que dicen todos y cada uno de los médicos que salen en la tele...

    Como habitante de la costa, corroboro todo este tema. De todas formas la sociedad obliga porque he tardado 2 semanas en encontrar un bañador que no fuera por debajo de la rodilla y de color naranja asesino.

    ResponderEliminar
  11. My ding ding dong... Maldita jipi, no he conseguido volver a quitarme esa canción de la cabeza. Y no sólo eso, ¡sino que la he extendido por mis dominios!

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.