Julito


El banco que aparece en la foto era su lugar habitual.


Hoy he bajado del autobús que me traía del trabajo una parada antes para comprar un par de cosas (siempre con intenciones malignas, por supuesto) y cuando iba para casa he oído desde un primer piso: ¡Lucía! He mirado y el que gritaba el nombre de mi amiga era nada más y nada menos que Julito. He tenido una regresión de diez años (nada menos) que por supuesto paso a detallaros.

Julito es un chico del barrio. Debe de ser mayor que yo, porque ya era mayor que yo cuando le conocí allá por los pícaros 90. Julito es grandote pero años después sigue teniendo cara de niño. Cuando iba al colegio, siempre estaba a la salida, tanto por la mañana como por la tarde, y poco a poco nos fue conociendo a todos de nombre (ya sabéis, antes los que tenían más carisma).

Era el primero en saberse los líos y ya que estaba, los gritaba a los cuatro vientos. Su momento favorito era durante los exámenes, cuando todos estábamos más callados. Justo en ese momento de concentración, cuando parecía que se te iba a escapar la fórmula de la integral infernal, se oía una voz desde la calle: "¡Poooooooobre Coke! ¡Y POBRE MAYTE!" Lo justo para desconcentrarnos para siempre.

A los más guays (ahora diría malotes), Julito les acompañaba a casa, y si tenía suerte había alguien en el grupo que le invitaba a tabaco. Pero su favorita de todos los tiempos era Lucía, que le trataba como a uno más, que tenía conversaciones serias con él y que le defendía contra los macarras que intentaban vacilarle. Supongo que desde arriba es difícil saber si yo soy yo o soy Lucía...

Share this:

, ,

COMENTARIOS

6 han mejorado su vida sexual:

  1. Debemos deducir que Julito sufre alguna minusvalía psíquica?

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero no tengo muy claro ni cuál ni en qué grado :)

    ResponderEliminar
  3. Entrañable Julito!

    En mi pueblo lo de no saber el grado se soluciona con la frase "no es bien de su tiempo".

    Pero será algo local, seguro. También decimos que alguien es chente, chentiño para referirnos a estos casos, por un Julito que tuvimos allí, que respondía al nombre Chente.

    ResponderEliminar
  4. Decir que alguien es «un poco Corky» también saca de apuros terminológicos.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, es que el eufemismo "Corky" no lo entiende nadie que haya nacido después de 1985. Nos hacemos mayores, amigo :)

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.