Quisiera ser... o episodios vergonzosos de vergüenza ajena


Cuatro, que rima con pared...


Estaba yo leyendo el artículo de El País en el que hablan de los líos de faldas de los políticos y por qué en España no se airean en general. Me hace gracia volver a leer una alusión al Tampax de Camilla, tal vez porque yo me muero de vergüenza cada vez que alguien me cuenta cosas de su vida más íntima.

No entiendo ese ímpetu que tiene la gente en contarte cuándo fue la última vez que se fue a la cama con alguien, cuántas veces lo ha hecho y en cuántas posturas. Estoy a favor de que si estás con alguien, decirlo, pero de ahí a que te hagan una descripción exhaustiva de todos los capítulos del kamasutra...

Por eso, cuando veo noticias como que Carlos quería ser el tampax de Camilla o que a nosequién le pone frotarse con globos... pues me pongo nerviosita y muerta de vergüenza ajena. (Tengo unos recuerdos borrosísimos de un sketch que hizo Arús en los tiempos remotos en el que ponía superorejas a un tampax).

Share this:

,

COMENTARIOS

11 han mejorado su vida sexual:

  1. No estás sola Patch, yo tampoco lo soporto.
    Luego están los hiperliberales ultraguays que directamente asumen que tienes un problema emocional y/o sexual por no querer airear tus conquistas y/o diversas prácticas erótico-festivas. Dos compañeros de clase me llegaron a decir que estaban debatiendo si era homosexual o tenía un trauma afectivo de mi primera adolescencia. A todo esto yo ojiplática, porque ni lo uno ni lo otro.
    Ser discreta en este país es un pecado.

    Muy "bueno" el artículo de los políticos. Personalmente estoy a favor de la integridad y la transparencia, pero no lo digas muy alto que eso es motivo de destierro.

    ResponderEliminar
  2. Yo cuando alguien comienza a ponerse excesivamente gráfico describiendo su vida sexual lo primero que hago es dudar de lo que dice y lo segundo tratar de cambiar de tema

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo. Eso se soluciona con "Uy, tú qué poquito follas que tienes que andar contándolo, no?". Mano de santo, te lo digo yo.

    Yo también soy la discreción personificada.

    Y lo del tampax, pues mala suerte que los hayan grabado porque en petit comité y en faenas se dicen tantas tonterías, que...

    Voy a leerme el artículo...

    ResponderEliminar
  4. Eso se llama vergüenza ajena, algo que se está perdiendo cada vez más, más o menos desde que esta cogió un tren hacia el norte, siguiéndole la pista al sentido común.

    Tranquila, que estás muy cuerda, aunque empieces a ser minoría.

    ResponderEliminar
  5. Todos somos muy discretos y luego uno se entera antes de quien se a acostado con quien en su círculo de amistades que de la película favorita de cada uno de ellos.

    Una cosa es lo que somos y otra lo que queremos ser. Y que no tenga nada que contar no significa que sea discreto.

    ResponderEliminar
  6. Que casualidad, leí ese artículo hará un rato.

    Me ha gustado especialmente el punto de vista del artículo, eso de que tal vez porque venimos de una cultura católica nos sabemos imperfectos y el error y el perdón están presentes en nosotros por lo que somos más comprensivos al ver los fallos ajenos.
    O tal vez es eso de Mal de muchos, consuelo de tontos...

    ResponderEliminar
  7. Me adhiero a tu posición: me han traumatizado demasiado algunas personas con sus historias privadas y ni siquiera las conocía de más de un par de días. Además, es ofensivo porque también dan por supuesto que a tí te interese y, la verdad, no tengo una vida tan aburrida como para dedicarme a fisgar en las de los demás. Lo peor es que, como dijo aquél, lo oído no se puede desoír.

    ResponderEliminar
  8. Cuando he leido lo de "frotarse con globos", he recordado aquel capítulo de friends en el que a Mónica le ponía frotarse con macarrones congelados y cuchillos...

    ResponderEliminar
  9. lo cuentan para tú cuentes!! es puro intercambio de información, más conocido por nuestras abuelas por "cotilleo".

    ResponderEliminar
  10. Y más triste es la gente que ni siquiera te cuenta nada, sino que salta un: "si, ¿pero te lo has tirado?" poco tacto y nula vergüenza.

    ResponderEliminar
  11. ¡Eso es! O los que se enfadan si les dices que no les quieres dar detalles...

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.