Las seis cosas que he aprendido de Fujur

Fujur fingiendo ser la Maja Desnuda

Después de tres semanas de convivencia, he aquí las seis cosas que he aprendido de Fujur:
1) Mi gato es manso, manso, casi nenuco. Si le echo agua para que se pire de donde no quiero que esté, me mira y se lame. Es casi un perro pero no hay que sacarle de paseo.
2) Parece que no tiene claro el concepto "en la cama sólo duermen los bípedos" y hay que recordárselo cada noche.
3) A las 5 de la mañana es la hora de "morderle la oreja a Patch". Aviso para Patchigrupis y aspirantes al título y que estén teniendo aviesos pensamientos: morderme la oreja mientras estoy dormida se castiga con una condena que podríamos denominar "dormir en el sofá" y no me refiero al sofá de Juanjo que es muy cómodo para esos menesteres.
4) Fujur sabe perfectamente dónde está su caja y no duda en utilizarla. Misteriosamente cada vez que yo voy al baño al número 1 o al número 2 le dan ganas a él también, es como volver a vivir con una chica, nunca me deja intimidad. Mi objetivo es enseñarle a usar el inodoro como en "Los padres de ella".
5) No sólo ha aprendido su nombre y viene cuando le llamo, sino que también ha aprendido que es un gatito, y si le dices ¡gatito! empieza a maullar.
6) Patitas ha decidido que no le despierta el más mínimo instinto maternal. Y como mi gato es nenuco (ver punto uno), no se defiende. Dicen que las mascotas acaban pareciéndose a sus dueños.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

12 han mejorado su vida sexual:

  1. Enhorabuena, ya tienes los primeros puntos para ser la vieja loca de los gatos: pensar que tus mascotas se parecen a ti.

    ResponderEliminar
  2. Pero que cosa más rica, por el amor de Dios.

    ResponderEliminar
  3. Tu gato es una monería. No entiendo cómo puedes echarle de la cama cuando te mira así. Además es tan chiquitito... Mi perro ha tenido la desgracia (y, para qué engañarnos, yo la suerte) de que mi cama esté demasiado alta para él. No imagino el estado en que estaría mi columna vertebral después de once años.
    Ya sabe su nombre y que es un gatito, bien, bien. Dentro de tres meses reconocerá los mil motes absurdos que tendrás a bien ponerle. Es inevitable. No te das ni cuenta y ¡zas! ya tiene nombre y apellidos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, su mote es "cabezaculo, como me sigas mordiendo duermes en una cuneta". Es un poco largo, pero le aclara quién manda (o al menos me sirve para autoconvencerme).

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, acabará ganando él Patch.
    Cuanto antes lo aceptes antes dejarás de sufrir.

    Si no al tiempo ...

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, ¿sabes que los gatos mansos al ser pequeños sufren una transformación cuando les crecen las gónadas y se ponen farrucos?

    ResponderEliminar
  7. El que es manso, yo creo que se queda manso...te lo digo porque gato, lleva así desde el día que apereció por casa hace 4 años, y sigue mansito....vamos que te bueno TONTO...

    ResponderEliminar
  8. Lamento que el consejo del agua no funcione. Me temo que tendrás que claudicar en lo respectivo a la cama, aunque lo de la oreja tendrás que resolverlo pero casi mejor que busques a un conductista de gatos.

    ResponderEliminar
  9. Na Illu, creo que es más práctico que Patch aprenda a dormir con gorro...

    ResponderEliminar
  10. Patch estoy enganchado a Franco Battiato ¡Sálvame!

    ResponderEliminar
  11. Julio, no tiene solución, se te pasará con la edad :)

    A los demás: No me pienso rendir, all his bases are belong to me!

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, A dormir en la camita, que es más blanda, y es grande, hay sitio de sobra para los dos.

    Y poco a poco, con su trocito de sofá, y tu regazo, y algo de comida humana que siempre cae, y un regalito por Reyes... así empiezas a querer a tu mascota

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.