Y la última patchiaventura me llevó a Málaga


Hoy os cuento sólo la primera parte de lo que he hecho el fin de semana y si queréis saber el final, tendréis que esperar a mañana (o a que a mí me brote, vosotros veréis).

Llevaba una temporada queriendo salir de Madrid pero el presupuesto (as usual) no acompañaba. El jueves a Silvia se le encendió la bombilla y recordó que llevaba unos años apuntada a la web Hospitality Club en la que hay gente que ofrece sus casas a cambio de poder ir a casa de otros, así que en cinco minutos decidimos que íbamos a ir a Málaga a casa de un argentino que por lo visto había tenido buenas críticas.

Mi patchihermano me dijo que soy lo peor, que iba a conocer a Madeleine en persona y que iban a arrojar mi cadáver por ahí, pero ¿se rindió Pizarro cuando los incas le dijeron que no había más panoja en sus tierras? ¿Se rindió Penélope Cruz cuando le dijeron que cantaba como el ano? No, y yo no iba a ser menos.

Alquilamos un Smart de dos plazas (una vez más, es estupendo ser pequeña) y nos pusimos en camino. Durante el viaje conocimos a un hombrecito de una gasolinera en las inmediaciones de Granada, y cuando llegamos a Málaga, iba yo toda concentrada en encontrar el sitio al que íbamos cuando veo unas sirenas. Me aparto. Las sirenas se ponen detrás de mí. Me vuelvo a cambiar de carril. El coche de poli enciende el sonido y se pone en paralelo conmigo mientras me hace gestos de "o paras o te meto".

Paro el coche y preparo mis mejores ojitos de Bambi (que ya me han funcionado en otras aventuras). Silvia sale por la otra puerta y le cuenta el rollo de "señor agente, fíjese bien en mi acento madrileño (tm) y vea este plano churrigueresco del sitio al que voy que me he dibujado en boli bic". Yo le doy mi carné de conducir en el que parezco Heidi con los pelos súpercortos y sigo haciendo el trabajo de apoyo a Silvia poniendo mil de ojitos. Finalmente los polis ceden y se dan cuenta de la cruda realidad: que somos dos pringadas que llevábamos conduciendo seis horas y que nos iban a comer los lobos.

Primera parte del viaje: Multas 0, Secuestros 0, Viejunos 0.

Yo creo que es un buen balance.

Continuará.

Share this:

, , ,

COMENTARIOS

8 han mejorado su vida sexual:

  1. Ese recuento final es tan Bridget Jones... Aunque no le vas a la zaga guapa! Espero que te lo pasaras muy bien y que en el capítulo dos no tengamos que leer cosas como 'asesino en serie', 'cuchillo jamonero' o 'no me va a quedar una cicatriz tan fea después de todo. A Harry Potter le funciona para ligar'.

    ResponderEliminar
  2. Y hablando de la buena de Bridget... ¿y las calorías? ¿y las horas de sueño? ¿y las copas? ¿y los hombres? Me temo que añguien está ocultando información...y lo disfraza con historias de policias y sirenas...

    ResponderEliminar
  3. Lucas, ya sabes que yo de hombres no hablo en el blog, que luego si no, no me sirve para ligar :P

    ResponderEliminar
  4. Patcharán21/1/08 8:46

    ¿Buen balance? ¡Una patchiaventura sin multas, sin secuestros y sobretodo sin viejunos ni es patchiaventura ni es ná! ;'(

    PLATAFORMA PRO HOLOCAUSTO VIEJUNO

    ResponderEliminar
  5. Por un instante me he imaginado a Thelma y Louise en un Smart descapotable. :D

    No me ha quedado muy clara la infracción que os pretendía imputar el policía, a saber que habríais hecho...

    ResponderEliminar
  6. La infracción era estar demasiado buenas, of course.

    Creo que hice un giro que estaba prohibido.

    ResponderEliminar
  7. Pero si te comes las batallitas divertidas!! Bueno, mis labios están cerrados y censurados ;)

    ResponderEliminar
  8. Patcharán eres un gilipollas, holocausto para ti anormal, o es que tu no tienes familia viejuna

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.