Pues ya no me queda Tomate

Si tenemos que hablar de la noticia televisiva del día, sin duda alguna es que han decidido fecha para poner punto y final a "Aquí hay tomate". Que vaya por delante que no es que le tenga un odio especial a ese programa, aunque uno de sus mandamases ya me dijera en mi época de becaria-mamachicho-pizpireta que no iba a llegar a nada como redactora de Telecinco (echando la vista atrás sólo puedo decir ¡gracias a Dios!). A lo que voy es que en Internet se ha armado un revuelo estupendo, desde que levantaran la liebre en Vaya Tele y que saliera en Menéame.


A lo que voy es que mucha de esta gente que respira aliviada porque ya no haya Tomate son los mismos que no lo veían, o peor, que sí que lo veían pero lo negaban o incluso sólo veían los extractos que sacan en Sé lo que hicisteis, que es básicamente un refrito del Tomate (huy, qué chistosa que soy). El periodismo rosa no es justificable, no más que el típico cotilleo de "A que no sabes quién se ha quedado embarazada" o "A que no sabes con quién sale la Barbie camionero de la facul" (en este ejemplo concreto ambos mundos, vida real y prensa amarilla, se tocan), y como podéis ver por lo que escribo por aquí no es que sea uno de mis temas favoritos ir aireando amoríos y trapos sucios.


Se ha montado una oleada de reacciones de gente que básicamente no ve este programa, comparable con la que se montó cuando el Papa dijo que no existía el infierno, que digo yo, con la cantidad de ateo o agnóstico que hay en el mundo, qué carajo les importará si los cristianos malos van o no van a las calderas de Pedro Botero... Vamos, que hay mucha alegría y mucho jolgorio pero esencialmente no nos va a cambiar la vida a nadie. ¿Vosotros veíais el Tomate?

Share this:

, ,

COMENTARIOS

8 han mejorado su vida sexual:

  1. Te quedan por describir aquellos que nos dormimos la siesta viendo el Tomate. Sí, yo lo veía mientras me mantenía despierto, ahora tendré que volver a los documentales de la 2.
    Aunque desde que quitaron Tómbola mi vida ya no ha vuelto a ser igual.

    ResponderEliminar
  2. Y te olvidas de a los que nuestra pareja/progenitor/inserte-su-familiar-o -amigo nos obligaba a verlo.

    ResponderEliminar
  3. Patch, yo quiero la historia de no vas a llegar a nada completa, con detalles y ojos que sacar. Piensa lo que nos divertiremos con la vendetta cuando dominemos (atentos al -mos) el mundo jeje

    ResponderEliminar
  4. Mosky, la única persona que hizo algo parecido en un blog está pagando chojamil a la persona de la que habló mal. Los trapos sucios por el privado :)

    Por cierto, yo tengo el vestido ese que sale en la oto, y a mí me queda harto mejor, ande va a parar.

    ResponderEliminar
  5. No sabía yo que tuvieras una chaqueta de terciopelo...

    ResponderEliminar
  6. ¡Claro! Súperfácil de limpiar, y combinable con todo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Por qué el periodismo rosa no es igual de justificable que, por ejemplo, las críticas de películas o las crónicas deportivas? ¿Qué diferencia hay entre hablar de la inauguración de la última joyería de Pitita de Lesmes y Aragón y de las fiestas de Belén Esteban?

    Yo creo que el Tomate en sí no es malo. Lo malo es que no haya alternativas para los que, de verdad, no lo veíamos. Es hora de que la gente deje de entrar en ese juego de gobernantes y moralistas sobre lo que es bueno para la población: que cada uno vea (o deje de ver) lo que se le salga de ahí.

    ¡Neoliberalismo para todos! xD

    ResponderEliminar
  8. Yo estoy a favor de que cada uno vea lo que le salga de la peineta, pero tampoco culparía a las teles de programar mal. Desde la invención del vídeo, se puede elegir qué ver y ¡oh, milagro! Incluso se puede elegir apagar la tele y hacer otras cosas...

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.