Se busca mielina


Lo que yo decía, un cojón.


Llevo toda la tarde observándome (sí, ¿qué pasa? Me observo a mí misma y me gusta verme) y me he dado cuenta de que, además de mis taras (esas que puedo cambiar y las que sólo puedo disimular) que ya conocía, soy incapaz de escribir correctamente la palabra cojín (a la tercera, amigos!) y siempre escribo cojón. Me pasa igual con sillín (vaya, esta ha sido a la segunda) que siempre escribo sillón.

Para el que se lo pregunte: sí, también escribo Gallardín.

Share this:

COMENTARIOS

1 han mejorado su vida sexual:

Comentar mejorará tu vida sexual.