Las viejunas inventan el cine para ciegos

Ayer SPS y yo hicimos un descubrimiento en el cine: que existen sesiones especiales para invidentes (ciegos de toda la vida) y que estas sesiones son las de las cuatro de un domingo cualquiera por la tarde. La cosa sucedió asín: nos fuimos SPS y yo todos contentos a ver The Nannie Diaries (y os preguntaréis: "si viste una peli normal, ¿por qué nos clavas la gafapastez de Persépolis?" y yo os contesto: "el blog es mío y me lo f... cuando quiero"). Era domingo, era la hora de la siesta y no sabíamos lo que se avecinaba cuando pillamos las entradas.


Me reí mil con los trozos de peli que me dejaron oír las viejunas jipis.


Nos sentamos en una fila más o menos centrada, SPS se pertrecha detrás de un tanque de palomitas (dice que desde que ejerce de Cinecito no le dejan ir al cine con palomitas) y nos disponemos a ver la peli de la Johansson, cuando de pronto se empieza a llenar la sala de viejunas en hordas. Ya os hablé en septiembre del carácter gregario de estas habitantas de la urbe.

A lo que iba. Nos sentamos y comienza la charleta. Frase que decía cualquier actor, frase que era comentada hasta la saciedad por uno de los cuatro viejigrupos que nos tenían rodeados. Hasta el más mínimo gesto era comentado con un : "Mira qué cara de mala tiene, como que va a dejar solo a su hijo para que le cuide una extraña". O con un: "Pobre marido, si no tenía más remedio que apretarse a XXXX, con lo mal que le cuida su mujer/madre/hermana táchese lo que proceda".

Así que amiguitos, si alguna vez tenéis problemas de visión, no dudéis en acercaros al cine a la sesión de las 4 del domingo porque seguro que habrá una viejita o miles dispuestas a comentaros todos los detalles que aparezcan en pantalla.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

7 han mejorado su vida sexual:

  1. ¡Las yayas deberían estar prohibidas en el cine!

    ResponderEliminar
  2. Hay otra modalidad que me sacan a mí de quicio, y son las que van anticipando lo que va a pasar. En plan: "Ya veras, seguro que ahora va y las mata", "Este debe de ser el que luego la engaña", etc, etc...

    ResponderEliminar
  3. El banner anterior molaba miles, pero era demasiado grande quizás; me encanta el nuevo :)

    ResponderEliminar
  4. Tu le das a pelo y a pluma, ¿no? Eso de largarnos el tostón de Persépolis (que es infumable o necesario verla 'fumao') y ahora nos vienes con que vas a cometer un viejicidio porque perturbaban el ambiente trascendental de la peli... Si te digo yo... Deja de beber ron Bucanero y de salir hasta las tantas que lo que tenías era resaca... jajajaja

    ResponderEliminar
  5. Pues debe ser que tengo vocación de viejuna, porque me ENCANTA rajar en el cine. Leñe, para ver la peli en silencio, ya me la bajo de la mula. Si, mis amigos me odian.

    ResponderEliminar
  6. Lucas, a mí Persépolis me gustó y lo diré las veces que sea necesario. Char, gracias por el feedback sobre el banner.

    Altea, mejor que no coincidamos en un cine a no ser que te quieras llevar incrustado un zapato del 34. (Te lo digo desde el respeto y el cariño)

    ResponderEliminar
  7. No he visto Persépolis, pero me inclino a pensar como Cuke. Qué español por mi parte, ¡criticar sin saber!

    A lo que iba:

    «Pobre marido, si no tenía más remedio que apretarse a XXXX, con lo mal que le cuida su mujer/madre/hermana táchese lo que proceda» --> Oh, la España profunda: nos iba mucho mejor cuando ese era el pensamiento único xD

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.