You aren't safe

Salgo hoy de casa para ir a comer a casa de mis padres, cojo mi cestita, compro el pan (para que no se acabe) y cuando voy a llegar me topo con todo el pastel de esta mañana: la calle cortada, cienes de antidisturbios, un hospital de campaña, todos los vecinos (incluido el viejuno-no-chino) con su pan y su periódico debajo del brazo preguntando qué ha pasado...

Cuando le dices a la gente que eres periodista, todo el mundo te mira como si tuvieras el poder de hablar con Dios directamente cuando la verdad es que se reduce a algo tan sencillo como acercarte a un poli (elegí uno que no fuera disfrazado de antidisturbios) y le pregunté qué había pasado. Vamos, que ser periodista se parece un montón a ser la vecina portera cotilla.

La gente que estaba arremolinada no sabía qué había pasado, ni por qué había un hospital de campaña, ni cuántos muertos había habido. Lo que le interesaba a la gente era si había sido por la calle o dentro del metro (para los que no os hayáis enterado, efectivamente fue dentro del metro) y lo que es más preocupante para las madres: a las doce de la mañana. Mi madre siempre ha insistido en que no andemos muy tarde por la noche en transporte público y que si tenemos dinero que vayamos en taxi, pero mira tú por dónde, al muchachito este no le salvó que fueran las doce de la mañana, ni que se hubiera levantado temprano, ni siquiera que estuviera dentro del metro donde en teoría hay guardias de seguridad. Simplemente se ha topado con unos energúmenos que se sienten superiores sólo por haber nacido en un país españiforme (por una mera cuestión de azar) y por haber sido criados por familias que les han dado una educación determinada.

Me gustaría terminar el post sacando una conclusión o aportando alguna solución, pero como dice mi padre, hay muchos idiotas y nunca se terminan por muchos que encierren diariamente. Vete tú a saber si pasado mañana no estará el que empuñó la navaja en un programa de televisión contando su hazaña a cambio de unos pocos euros que le paguen sus próximos botellones.

Tristezamil.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

5 han mejorado su vida sexual:

  1. No te confíes, para que te maten no hace falta tener ninguna excusa y para salir en la tele, cuanta más carnaza ofrezcas mejor. Por cierto, que sepas que tu vecino no chino no es peligroso, toca la armónica, le gustan los chotis y es médico de profesión.

    ResponderEliminar
  2. Ya sé que no es peligroso, es sólo que hay patchifans que creen que es un personaje de ficción...

    ResponderEliminar
  3. Que cosas... Ayer por la noche vi Hooligans (Green street Hooligans, con Elijah Wood) sin conocer esta noticia... y es lo mismo, pero sustituyendo una idea política por un equipo de futbol, y la película empieza con un enfrentamiento en el metro.

    Menuda mierda... (positiva siempre, pero mierda)

    P.D.: Si. La pelíula va sobre lo que parece que va. Y si.

    ResponderEliminar
  4. (Sobra el último "Y si". Iba a poner algo más y se me ha ido la olla)

    ResponderEliminar
  5. Hola, muy bueno tu blog! Yo también quiero mejorar mi vida sexual, besos
    ferchito40@gmail.com

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.