Non capisco Twitter


... y este es el motivo por el que no quiero que
mi progenitora A conozca la ubicación de la Patchcueva.

Corre el chiste por Internet que la manera de suicidarse de un blogger es arrojándose desde lo alto de su ego. Ahora bien, vamos a dar un paso más (y perdonadme los que ya os lo sabéis). Imaginad que hay un paso más en la blogosfera. Imagináos un blog que se actualiza varias veces al día. Imaginad un blog que permite a todos vuestros fans (en mi caso, prácticamente todos viejunos) saber qué estáis haciendo en cada momento del día. Pues eso existe y se llama Twitter, que es donde los flipaos (hum, ¿por qué me viene a la mente la palabra "Fonera"?) van colgando todos los acontecimientos de su vida, grandes o pequeños con una longitud máxima de 140 caracteres (lo que lo hace idóneo para mandarlo a móviles, etc).

Mira que yo no me meto mucho en temas de informática (más que nada, porque más allá de publicar unas líneas por las noches y manejar el Google Reader no doy mucho más de mí), pero es que llevo una temporada detrás del invento ese para ver su supuesta utilidad, pero es que no se la veo por ningún lado. Si ya de por sí los blogs tienen un montón de información basura (el mío el primero, ojo), ¿de qué te sirve tener un blog actualizado chopecientas veces al día contando cada pequeña nimiedad? ¿Servirá como coartada en un juicio? ¿Saciará las ansias de conocimientos de los aspirantes a patchigrupis?

Rayos, cada vez entiendo menos de la web 2.0.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

6 han mejorado su vida sexual:

  1. Yo tampoco le he encontrado la utilidad a esta aplicación y estoy convencida que con el tiempo la gente que la usa se aburrirá de ella.

    ResponderEliminar
  2. Wally Week24/10/07 19:15

    Es como una pizarra de visita de esas de los foros o las webs, pero individuales. Es decir, para que el único que suelte chorradas y frases pseudoprofundas y pseudoingenioseas sea su dueño.

    Una nueva forma de gilipollear con internet. Por cada uso útil salen doce gilipolleces.

    ResponderEliminar
  3. Lo del ego me lo contó uno de mis jefes sobre los argentinos (y él es uno de ellos, así que algo tendrá que saber).

    ResponderEliminar
  4. Buf, ni siquiera sabía lo que era hasta que me lo has enseñado. Como le dijo Josefina...

    ResponderEliminar
  5. Pues el Twitter es un paso más en la verdadera utilidad de internet: perder el tiempo. Eso sí, perder el tiempo high-tech.

    Con el Twitter te habrías ahorrado el texto del día 21 de una sentada, lo habrías hecho por fascículos.

    ResponderEliminar
  6. Pero si no tengo tiempo de hacer lo que hago ¿de dónde saco más tiempo para decir lo que estoy haciendo? IUFFFFFFF

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.