El día que fui el objeto de deseo de un prepúber


Pues a mí no me pareció tan escandaloso cuando me vestía esta mañana...


No es ningún secreto que ando pluriempleada este verano con el fin de pagarme los vicios (léase: los viajes) y ayudar en la decoración de la patchcueva. Un par de días a la semana, antes de entrar en la colocación habitual (ya sabéis, ejerciendo de pícara periodista al ladico mismo de las calderas de Pedro Botero) soy una pícara profesora de lengua (española) y de inglés. En este mes y pico he aprendido varias cosas:
- Que el haber sido una gordopila de pequeña te es útil cuando eres de las pocas personas mayores de veinticinco años que saben las clases de subordinadas sin necesidad de haberlas estudiado en los últimos ocho años.
- Que los niños duritos existían y existirán para mayor gloria de los profesores particulares, y que son una mina de oro (y de anécdotas blogueras no autorizadas por estar protagonizadas por menores).
- Que los móviles y el messenger matan más neuronas que criarte viendo Los Caballeros del Zoodiaco, Dartacán y El hada de las flores.
- Que nadie sabe conjugar el pretérito perfecto simple del verbo andar.

Hoy concretamente he descubierto todo mi potencial como profesora madurita sex symbol de gremlins prepúberes. Os lo prometo: en una clase de hora y media, ha habido uno de los alumnos (tengo cuatro, este en concreto de 13 años) que no ha parado de mirarme las peras en todo el rato. Le he dicho que si quería que le regalara la camiseta (hoy tocaba de Juan Sin Miedo) pero se ve que los gremlins prepúberes y protoyonis no pillan las indirectas. Pardiez, ojalá ejerciera los mismos poderes sobre los hombres postpúberes.

Share this:

, , ,

COMENTARIOS

10 han mejorado su vida sexual:

  1. A esa edad y en verano tener profesora particular es como protagonizar una pelicula de Jaimito (clásicos cinematográficos de los comienzos de Tele 5).
    De todas formas el hecho de que haya mantenido la atención durante hora y media en lo mismo (aunque no fuese la clase) ya es un gran mérito en un crio de esa edad... y gran merito de la profesora tambien ;)

    ResponderEliminar
  2. yo recuerdo cierta profesora en el insti queee... bueno, da igual, que me pongo terco.

    Yo no tengo paciencia para liarme a dar clases con semejante tropa... acabaría en la carcel.

    SithWolf

    ResponderEliminar
  3. Pues ya sabes, hazte camisetas con un esquema de la leccion del dia en la parte frontal. Igal al gremlin le da por leer y todo

    ResponderEliminar
  4. Ay, chica, si por post-púberes fuera, a más de uno tienes cogido, barbiana.

    Por cierto: yo anduve. ¿Ves? No es tan difícil, con amigos puedes.

    Aviso plan en mi casa para dentro de una semana o dos.

    ResponderEliminar
  5. Illu no sé de qué postpúberes me hablas.

    Anyway, has puesto anduve. ¿Te gusta el pimiento?

    ResponderEliminar
  6. Yo sí sé conjugar ese tiempo verbal... Será porque soy ya post-púber? Ay no, por dios!! Estoy envejeciendo!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Mientras no se enamoren de ti y te den la tabarra como a cierta profesora que conozco... coño, a mí :)

    ResponderEliminar
  8. A mí me han mirado y re-mirado, pero como tampoco hay mucho que ver... salvo a un rubio guapo con un culo insuperable... :D

    ResponderEliminar
  9. Oh cielos, y pensar que hasta los 16 años no tuve ningún arranque erótico-educacional. Si está claro que las nuevas generaciones van más al grano y se dejan de zarandajas (pero eso sí, no les preguntes la raiz cuadrada de 4 que se te bloquean).

    P.D: He descubierto este blog por casualidad y lo que he leido tiene una frescura sobresaliente. ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
  10. Bienvenido Rickarde, ponte cómodo, que hay sitio para todos.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.