Se lo debo a mi yo de 1997

Yo creo sinceramente que viviré hasta los 150 años como mínimo, lo que tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La ventaja es que sé que me va a dar tiempo a hacer todas esas cosas que quiero hacer como conocer a George Clooney, ver crecer a mis bisnietos y llegar a ese día en el que los lápices escribirán solos (mi mejor amiga de parvulitos siempre decía que en el año 2000 los lápices escribirán solos, juventud, divino tesoro). El inconveniente viene cuando te desanimas pensando que vas a estar 120 años de tu vida trabajando en lo mismo, haciendo las mismas cosas o peor aún, casada con el mismo (que sí, que sé que hay cosas peores como que lloviera todos los días, pero bueno).

A lo que iba. Yo veo la vida como una continuidad de oportunidades que unas acepto y otras las dejo pasar. Y luego vienen oportunidades que nunca tuve, como la de tener la casita de Nenuco (ya hablé de ella aquí) y otras. El caso es que últimamente se me están presentando oportunidades de estas últimas, de las que nunca tuve y que de repente me llegan, así como un regalo no solicitado. Gracias a mi educación judeocristiana, estas oportunidades que se me presentan las veo en términos éticos: o sea, ¿está bien coger eso que habría querido tener hace diez años? ¿Fuerzo las cosas? ¿Me quedo quieta, aunque sólo sea por no meterme en más jardines? Porque evidentemente desde hace diez años para acá las cosas han cambiado mucho en mi vida (de hecho, desde hace un año para acá ha sido espectacular el cambio) pero hay ciertas cosas que le debo a mi yo de 1997…

No os voy a preguntar qué haríais porque soy perfectamente consciente de que no he sido nada concreta y que os habéis quedado como antes, pero bueno, pensad que estos tres párrafos me han servido para desahogarme y poner en orden un par de cosas que no podía verbalizar. Muchas gracias de todas maneras.



En otro orden de cosas, os aviso que en el blog de al lado andan buscando a alguien que viva en Madrid y que esté interesado en una suscripción al gimnasio durante julio y agosto. El precio sería 30 euros al mes con derecho a usar el gimnasio de 9 de la mañana a 11 de la noche: máquinas, piscina y vestuario (es importante hacer deporte vestidos para que no haya rozaduras ni cosas extrañas).

Share this:

,

COMENTARIOS

6 han mejorado su vida sexual:

  1. Creo que nunca habia inaugurado tu blog... pero.. sobre tus párrafos... piensa en positivo y en futuro: te reportara mas dinero? o dinero solo? sonries pensando en hacerlo o despues de hacerlo? es mejor o peor estar en 1997 o en 2007 cumpliendo un sueño o no cumplirlo porque ya no es sueño? y dspues de esto... decirte que estoy enganchada de nuevo a apartamento para tres... ejjejejejejej
    pd. todo seria peor con los ropper de vecinos...

    ResponderEliminar
  2. SOBRE LA OPORTINIDADES:
    -aprobechalas mientras muedas
    - si entran en conflicto con otras opotinidades y te vienen dudas a la cabeza mira dentro de tí misma: ¿qué es lo más esencial en lo que eres AHORA y en lo que quieres ser? ¿la oportunada entra en coflicto con esto? ¿realmentete hará más feliz seguir esa opotinidad que cojer otra?
    si no hay ningún problema en estas preguntas cógelamientra puedas verla


    sobre Clooney: mejor que te vayas a dando prisa, no esperes a tener 100 años (qué a saber en qué estado está si no lo clonan)

    ResponderEliminar
  3. Me vienen a la mente varios dichos típicos y contradictorios:
    - El que no juega no gana
    - Para hacer una tortilla hay que romper algunos huevos
    - Más vale pájaro en mano que ciento volando

    Resumiendo, no pienses. Actúa. Es más facil superar un error que quedarse toda la vida con la duda.

    ResponderEliminar
  4. ¿"No pienses, actúa"? Rayos, ¿de qué me suena?

    É un mondo difficile...

    ResponderEliminar
  5. Le debo tantas cosas a mi yo del pasado que si empezara a cobrárselas no me alcanzaría la vida para pagarme. Eso sí, si alguna tuviera la oportunidad no me lo pensaría. De hecho, ando dándole vueltas a cómo saldar mi deuda de honor con Madrid y con mi yo de 2002.

    ResponderEliminar
  6. Ni te cuento que los trenes hay que cogerlos cuando pasan por tu estación... sobre todo si sabes dónde van...

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.