Porca miseria in the rollos

Los rollos están concebidos para hacernos la vida más difícil, y no me refiero sólo a los rollos que nos suelta de vez en cuando un profesor, jefe, amigo, etc (que también); tampoco me refiero a los rollitos de primavera que si los haces en casa te quedan quemados por fuera pero increíblemente congelados por dentro (que también); ni siquiera a los rollos de una noche en los que te levantas a la mañana siguiente y no te acuerdas ni siquiera del nombre del maromo que tienes al lado al que tienes que pedirle que se levante porque se ha dormido encima de alguna prenda vital tuya como por ejemplo la falda (no basado en hechos reales).

Hablo por ejemplo de los rollos de papel higiénico de los baños públicos que se ocultan detrás de una estructura ensaimadiforme de metal y que impide encontrar el extremo. Tú venga a dar vueltas y más vueltas metiendo los deditos dentro (con gran peligro para tu integridad, que lo de cortar el papel está afilado y vete tú a saber qué gérmenes habitarán en él) y tú venga a girar hasta que te rindes, cortas por donde Dios te da a entender y te cae un trozo de papel donde perfectamente podrías transcribir los manuscritos del Mar Muerto en élfico, klingon e incluso en narn.

Pero ahí no acaban los dramas de los rollos. No señoritos (y señoritas). ¿Qué me decís del rollo de celo (Sergio lo llama "fiso") cuya punta jamás aparece? Porque si en el papel higiénico te valía el truco de cortar por donde fuera, el celo no admite esa posibilidad. De todas maneras, en rollos el que más odio es el del film transparente para las comidas, que no sólo no encuentro la punta jamás sino que encima cuando la encuentro, el plástico tiene la tendencia recalcitrante a partirse por donde quiere y al final te encuentras con una tira estrechísima en la mano que además no te sirve para cubrir el plato...



Por cierto que en la RAE han admitido "rollo" como "Tendencia, inclinación, actitud o modo de ser. No me gusta el rollo de tus compañeros". Para que luego digan que son unos antiguos los de la Academia.

(Gracias Noe por el tema).

Share this:

,

COMENTARIOS

6 han mejorado su vida sexual:

  1. Pues tienes suerte de que tus baños tengan un papel útil. Los que yo frecuento, el papelómetro:
    1- No tiene papel.
    2- Está mojado.
    3- Su color es turbio.
    4- Parece papel del elefante.
    5- El rollo está apoyado sobre el papelómetro y Dios sabe cuantas veces se habrá caido al suelo.

    ResponderEliminar
  2. Y que decir del rollo de film (plástico transparente) de envolver la comida, que nada mas empezar a tirar de él no es que se enrolle sobre si mismo sino que se hace un "gurruño" por la electricidad estática o vete a saber por qué.

    En cuanto a los rollos en baños públicos yo pensaba que eran leyenda urbana porque en todos los que estado el "sujetarollos" (nueva palabra para la RAE) estaba de adorno y de lienzo para pintores o poetas inspirados

    ResponderEliminar
  3. ... por no hablar de su utilidad como cenicero, no lo olvides :)

    ResponderEliminar
  4. Y de más utilidad para el bolso... en caso de que tenga asa grande... una vez consegui mantener un bolso en uno de esos, con unos apuntes (o cuaderno) y el periódico sin que nada cayera al suelo....

    ResponderEliminar
  5. El rollo bollo, te dejas el rollo bollo, que tán prescindibles nos hace a los tíos machotes!

    ResponderEliminar
  6. Jo, Laura, qué duro es ser piriodista y llevar bolsos a la moda.

    Es cierto que me dejo el rollo bollo, rayos! Por un blog más rosa (aún)!!

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.