No os suicidéis: pedid ayuda

Cuando pensabais que mi vida ya había llegado a cotas de surrealismo nunca vistas, ayer me encontré por arte de birlibirloque y de gratis total en el concierto de Maná con Pepito Conciertos. Lo primero de lo que os habréis dado cuenta es de que Maná no es precisamente el tipo de música que me gusta, que me sepa las canciones o que escuche fuera de los bares, a altas horas de la noche. De hecho, tenía varios tópicos en la cabeza que se fueron confirmando según avanzaba la noche.


El batería es el no-pelúo


El primer tópico es que Maná es el típico grupo que escucha la gente cuando tiene una ruptura sentimental. Es lo que podríamos denominar la “primera fase” en la que sólo te pones chándals y no quieres ver el gepeto a nadie que no te diga lo odioso que es tu ex. (Bueno, yo concretamente en esa fase me doy un atracón de Friends, Scrubs o la comedia de media hora que corresponda, pero no puedo culpar a los que se ponen Maná). El tópico se confirmó cuando en una canción (perdonadme los fanfatales de Maná, pero no me acuerdo de cuál era) acaban poniendo en una pantalla “cienes y cienes de personas se suicidan cada año. No te suicides: pide ayuda”. No os digo ná y os digo tó.

El segundo tópico que te viene a la cabeza es ese que te han repetido los buitres en los bares cuando llevas más alcohol que glóbulos rojos en la sangre para iniciar una conversación al son de “El muelle de San Blas”: que el batería de Maná es de los mejores del mundo. Desde aquí os lo digo: lo confirmo, lo confirmo y lo confirmo. Increíble el pollo ese: tocaba quinientos tambores, platillos, de todo… en todas las posturas posibles e imaginables. Increíble, aunque es cierto que mola más en concierto que cuando te ponen el solo de batería en un CD para impresionarte.

El tercer tópico es que son rokeros. Y lo son. De los melenúos pero un poco blanditos para poder acoger al público Yoni-Yenil.

Bromas aparte, y aunque ya os he comentado que Maná no es precisamente mi estilo, os contaré que nos lo pasamos pipa, saltando, gritando, cantando… y dando envidia por móvil a diestro y siniestro (de hecho, mi primo mayor me ha insultado gravemente y le daré quinientas collejas cuando le pille).

Share this:

,

COMENTARIOS

6 han mejorado su vida sexual:

  1. Yo estuve en un concierto suyo hace unos años y me encantó, pero es que yo soy de lo más ñoñis: Maná, Amaral, Felicity, Pepe Blanco...

    ResponderEliminar
  2. yo escuché Maná justo al empezar una relación sentimental, por eso les tengo un cariño especial. Me gusta su música, qué le vamos a hacer, "en el muelle de San Blas" tuve la culpa de muchas cosas.

    ResponderEliminar
  3. Estuve en un concierto suyo ¡en Zamora! porque, además de gustarme, pensé: ¿cuándo volverán los tíos estos a Zamora? ¡Nunca! ¡Hay que aprovechar!

    ResponderEliminar
  4. Yo tb fuí el jueves al concierto y me lo pasé fenomenal! Fué una pasada!

    ResponderEliminar
  5. Rayos, de haberlo sabido habíamos podido ir together :)

    ResponderEliminar
  6. El batería de Maná es uno de los máximos culpables del calentamiento global. Su estupidez derrite casquetes polares, te lo digo yo...

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.