Derrochando choja


Ayer estuve en Ikea (bueno, también intenté gochearle la piscina a un patchifán pero sin ningún resultado positivo para mi vida piscinil) comprando muebles para la habitación de Juanjo (lo de por qué se llama “habitación de Juanjo” es una larga historia y si quiere que la cuente él) que la tengo medio destartalá, sólo con un par de estanterías. Así pues, nos embarcamos en la patchiaventura Noelia y Laura de la tele junto con la Chef Geller y Antonio el Oso (felicidades a todos los Antonios!). Compré:
- Una mesa
- Cuatro sillas
- Una escalera de dos peldaños
- Una polera (para hacer polos de sabores, ñam)
- Un cubo de basura
- Varios marcos de fotos

Y ya no me acuerdo de más. ¿Conclusión? Que para la hora de la vuelta no podíamos meterlo todo en el coche, porque el paquete de la mesa con las sillas medía 120 x 80 cm, lo que viene siendo que no cabía en el maletero y si tumbábamos los asientos teníamos que arrojar a la Chef como si fuera un cadáver. Menos mal que ya está todo en casa (a la espera de un fornido montamuebles que venga en mi auxilio).

Share this:

, ,

COMENTARIOS

4 han mejorado su vida sexual:

  1. ¿A que os hicisteis la tarjeta Ikea Family? Al menos Luz seguro que sí, como si no la conociera...

    ResponderEliminar
  2. Pornosawa14/6/07 1:01

    Lo mejor del Ikea son las patatas fritas suecas y los bollitos de canela.

    Mmm.

    PD. ¿Polera? ¿He leído polera?

    ResponderEliminar
  3. No nos hicimos la tarjeta, Luz está perdiendo facultades.

    Pornosawa, sí, has leído polera. Para hacer polos, se entiende.

    ResponderEliminar
  4. Je, recuerdo una vez una porno que vi, habia una polera por medio...

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.