Granada, tierra soñada por mí

Pues nada, me he puesto el mundo por montera y me he plantado en Granada a hacer un examen de inglés (a la par que el guiri). Estoy en un albergue nada sórdido para los niveles a los que acostumbro últimamente (aunque el de Roma del año pasado con Rosa puso las cotas muy altas) y mañana por la mañana con la fresca (me refiero a la fresca de la mañana, nada de mujeres ligers) me examino.

El viaje hasta aquí no ha ido mal, si tenemos en cuenta que he salido del tajo 5 minutos antes de lo permitido, he entrado en el bus en el minuto heroico (como Indiana Jones pero con una supermochila santiaguera) y he llevado en el viaje al lado a una posesa del móvil que no ha parado de hablar con su churri (espero que fuera su churri, porque le ha debido de fundir tres neuronas con la conversación tan larga que ha tenido) en las cinco horas que ha durado el trayecto. Llegar de la estación de bus al centro de Granada es fácil, sobre todo si tenemos en cuenta que aquí hablan mi idioma. El problema es que no he aprendido aún a leer los mapas, cualidad que sumada a que esta ciudad está construída en algo parecido a espirales cuesta arriba ha dado como resultado que haya estado perdida durante más de 40 minutos, los diez últimos hablando con Hyru con desesperación por el móvil (en plan "hola, monstruos, no os tengo miedo porque estoy hablando y si me atacáis os pegaré con un libro de inglés de 800 páginas").

Ya en el sitio han intentado enseñarme inglés
- Un húngaro
- Un viejuno (no chino)
- Dos extranjeros random

Os lo prometo, a la próxima me traigo un maromo o un testigo porque la gente no se cree las cosas que me pasan.

Share this:

, , , ,

COMENTARIOS

1 han mejorado su vida sexual:

  1. Sigue los carteles hasta la oficina de turismo. Es una táctica que utilizo con frecuencia y suele dar resultado.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.