Please do not feed the troll


Pues a mí me molaba cuando dormían que les salía una pompa de la nariz.


Los trolls son tan antiguos como Internet. O casi. Esa mosca cojonera que se instala en un blog, en un foro o en cualquier sitio donde se pueda dejar un comentario, una opinión y que se dedica a hacer la vida imposible al resto de participantes se puede encontrar desde que Internet es Internet. De un tiempo a esta parte me estoy topando con más trolls de los que estaba acostumbrada. Entendedme, sé que no soy un premio Nobel escribiendo y también sé que si escribiera bien bien podría vivir de esto (me refiero a vivir del blog, evidentemente hace ya casi cuatro años que vivo de escribir). Lo que no entiendo es el afán de estas personitas por plantarse en un blog (foro, etc) y poner a parir al autor o a los otros participantes.

Se me ocurren cientos de actividades que hacer en vez de leer blogs que no te gustan, que te agreden o que no te aportan nada moralmente. Y muchas de esas actividades se pueden hacer incluso sin quitarse la ropa. Así pues, ¿por qué la gente se empeña en leer cosas que sabe a priori que no le van a gustar o que le van a cabrear? Y lo que es más importante, ¿por qué ese afán de contárselo al autor del blog? Seamos sinceros, todos sabemos que no le caemos bien a todo el mundo, incluso es sano no caerle bien a tu jefe, a la novia de tu colega o a un amigo con el que antes te llevabas bien. Entonces ¿por qué se lo repites? ¿Qué te aporta decirle a alguien que es lo peor, que escribe como el culo, que desearías que Blogger cerrara y se perdieran para siempre todos sus artículos?

Y no penséis que es por algún trollecillo que ha aparecido por estas páginas últimamente (Hyru, antes de que dejes un comentario: ya sé que no es muy correcto empezar las frases con una conjunción), que también, sino sobre todo porque últimamente me meto en más foros y observo esa desesperación, esa tocapelotez, esas ganas de no dejar al prójimo en paz. Vamos a ver: si a ti lo que te gustan son los cangrejos de mar, ¿a qué te metes en un foro de pesca de cangrejos de río? Está bien debatir, pero vamos, no hace falta mentarle la madre a nadie, y mucho menos en Internet (siendo que la mayoría de las madres -al menos la mía- no saben usar más que tres páginas en total.

Share this:

,

COMENTARIOS

12 han mejorado su vida sexual:

  1. Es que no sé si lo sabes pero con las nuevas tencologías ha nacido un nuevo tipo de desviación sexual: el masoca bloggero. Esta gente son capaces de dedicarte post enteros, hablando de lo mal que les caes (sin concerte a penas) de lo mal que escribes y del asco que le produces, así obtienen su placer sexual, ya que les es muy dificil tener una sexualidad sana y estable. Pobrecitos.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Tranquila, comenzar frases con conjunciones y usar fragmentos de oraciones se ha convertido en tu estilo y el estilo propio también cotiza hoy en día. Aaaaay, si Lázaro Carreter levantara la cabeza.

    ResponderEliminar
  3. No dejes que esos trolls acaben contigo! ¿Quién va a poner, si no, ese toque de humor en los blogs?

    ResponderEliminar
  4. La solución, muy soez pero muy clara: el blog es mío y me lo follo cuando quiero.

    ResponderEliminar
  5. Que quede claro que no me quejo de los trolls del blog, que me tocan más las pelotas los del foro de mi tajo. :)

    ResponderEliminar
  6. El término "envidia" se usa demasiado a la ligera, pero aquí creo es apropiado. Hay gente que no es sólo que no le guste tu blog, sino que siente tanta rabia de que tenga cierta repercusión que no puede evitar leerlo, por puro desprecio.
    Y además es casi directamente propocional al número de visitas. Ya verás.

    ResponderEliminar
  7. David, el gnomo quiero decir, ya nos preparó para combatirlos. Pero sigo sin esntender, el arte de "joder por joder", el de dar tu opinión para no decir nada.

    ResponderEliminar
  8. A mí los trolls me divierten. Al principio me tocaban mucho el alma, pero a estas alturas, estando ya una curtida en peores batallas, que un pobre desgraciado se sienta mejor insultando anónimamente a gente que no conoce y a la que le importa absolutamente nada lo que diga... No sé, hace a una pensar que tal vez no sea ni tan rara ni esté tan grillada como cree.

    ResponderEliminar
  9. En parte estoy de acuerdo contigo y en parte difiero.. Lo bueno que tiene esto de los blogs es que son fácilmente encontrables y leíbles por todo aquel con acceso a internet y con posibilidad de decir a favor o en contra....

    ResponderEliminar
  10. ¡La libertad de expresión deberían prohibirla por el bién de la organización mundial de la salud!

    Y por el agujero que hacen en el estomago tantas aspirinas...

    ResponderEliminar
  11. Creo que objetivamente, escribes bien (quién me diría que acabaría diciendo esto, ¿verdad?).

    En cuanto a los trolls, creo que lo mejor que se puede hacer es ignorarlos, que escriban lo que quieran y que no te afecte. Se acaban aburriendo. No falla.

    En fin! Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Hey, Glasshead!

    Los clásicos no mueren, o eso dicen.

    Lo de que se acaban aburriendo, ¿qué te voy a contar que no sepas ya? :D

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.