Cine: tres por el precio de una

Este finde ha sido fructífero en cuanto a pelis. Os planto aquí las tres últimas por orden de conocidas.


Put the blame on Mame, digo...


Dreamgirls. Ese musical en el que Beyoncé canta con Eddie Murphy. Eso es lo que todo el mundo sabe a priori de esta historia basada en la vida artística de Diana Ross y las Supremes. Pero no os dejéis engañar. Dreamgirls es más que el biopic de una estrella de la Motown y de su grupo en el que todas vestían igual. Es una historia de traiciones, de juegos, de negocios, de cientos de intereses ocultos. Sí, cantan. Y bailan. Pero también ríen, lloran, se enamoran, se traicionan... Vamos, una historia tremenda contada estupendamente. Y con el descubrimiento de Jennifer Hudson, una chica gordita que se come -interpretativamente hablando- a Beyoncé. Todo lo que os diga de esta pedazo de actriz es poco, pero la verdad es que cuando acabó la peli, yo no quería ser Deena-Beyoncé, yo quería ser Jennifer-Effie. Ojalá la semana que viene le den el Oscar a ella.


Keanu, qué bueno que estás... a ver cuándo te pones gafas.
(Siguiendo los pasos de la Mosqueperra)

Cuando menos te lo esperas. Esta es un pastelón que se estrenó hace unos tres años y está protagonizada por Diane Keaton y Jack Nicholson. La peli va de una chica (Amanda Peet) que se lía con un viejuno (Jack) al que le da un ataque al corazón y por una serie de cosas queda al cuidado de su madre (Keaton) pero sin peligro para ésta porque el viejuno sólo sale con mujeres de menos de 30 años. La peli es un poco más que la típica historia de chica-conoce-viejuno, y cuando parece que se va a acabar, la historia se retuerce un poquito más. No es el peliculón del siglo, pero a mí me ha hecho reír, y cuando ha acabado la peli, tenía ganas de hacer las cosas un poco mejor. Si tenéis un par de horas, vedla que tiene su gracia. (Al loro la Diane Keaton que tiene cientos de años y sale hecha un pibón).


La camiseta es lo peor, pero el fondo de Roma bien vale una foto...


La víspera de los exámenes (Notte prima degli esami). Esta es una italiana que allí ha tenido mucho impacto y que aquí no se ha estrenado (que yo sepa), aunque la semana pasada estrenaron allí la segunda parte. Es una comedia de instituto, que cuenta el tiempo entre que se acaban las clases y el examen de selectividad (los italianos la llaman prueba de madurez) en junio de 1989, aunque tampoco llevan tantas pintas ochenteras y podría haber sido narrada en un tiempo actual. La película tiene varias tramas protagonizadas por Luca (un estupendo caballero al que le seguiré la pista, aquí sus fotos). Por un lado, se ha enamorado de Claudia en una fiesta en la que se cuela. Y por otro lado está la metedura de pata con el profesor que le hará la prueba oral en selectividad (sí, en Italia los exámenes son orales) al que, como no sabía que él le iba a examinar, el último día de clase le dice a la cara que es un mierda y que ojalá le vaya mal todo en la vida. La película me ha divertido un montón, con todos esos rollos típicos de instituto: cuernos, padres que te pillan, hermanas que te hacen la vida imposible, ganar dinero de manera fácil vendiendo las preguntas del examen... Esta os la recomiendo, pero soy consciente de que es ultraminoritaria mientras no se decidan a traducirla al castellano o aprendáis vosotros italiano.

Share this:

, , ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.