Hasta las mozzarellas de la banca italiana

No sé cómo contaros esto. Tiene que ver con bancos, tiene que ver con Italia y tiene que ver con mucha, mucha choja. Empiezo por el principio de los tiempos a lo JJ Abrams.

golfos
Conoce a mis nuevos amigos por correspondencia.

Hace cuatro años. Me abrí una cuenta en un banco italiano (al pie de las montañas...) después de incontables e innumerables pruebas para demostrar mi aptitud como clienta de la banca senesa. Lo conseguí, reuní todos los requisitos y hasta me hice una tarjeta de crédito que tiene hasta sus propias patchiaventuras.

Hace dos años. Una bonita carta (acompañada por la cabeza de una pelusa italiana a la que tenía especial cariño) me requería cierta cantidad de dinero si no quería que toda la Guardia di Finanza se me plantara en mi domicilio madrileño. Pagué (lo que viene siendo ser la paganini) mis deudas y cancelé la cuenta en dicho banco de cuyo nombre no quiero acordarme por si acaso me meten un paquete (pachetto). Os prometo que estaba cancelada y metida en el mismo lugar de mi memoria donde guardo a los tíos que me han puteado y de cuyo nombre tampoco quiero acordarme ahora.

Esta mañana. Me ha llegado una carta de la banca italiana amiga con un extracto de mi cuenta bancaria hasta la actualidad (la data odierna). Tengo movimientos de saldo de bastante choja (y cuando digo bastante es más choja de la que jamás veré junta a tocateja al menos mientras sea periodista). Voy a ir mañana mismo a cagarme en la madre de Garibaldi, Michelangelo y en el Palacio Pitti. No hay derecho a que me esté buscando la mafia, la camorra y las brigadas rojas a la vez para blanquear capitales a mi costa. Hombre ya.

Share this:

,

COMENTARIOS

4 han mejorado su vida sexual:

  1. Porca miseria!

    ResponderEliminar
  2. No hace falta que nos cuentes a qué vas en los viajes mensuales a Italia, hay asuntos que es mejor no tratar (juas juas).

    Que ya verás como es un error informático y no pasa nada
    Silvia

    ResponderEliminar
  3. No hace falta que nos cuentes a qué vas en los viajes mensuales a Italia, hay asuntos que es mejor no tratar (juas juas).

    Que ya verás como es un error informático y no pasa nada
    Silvia

    ResponderEliminar
  4. Vamos, que en tu próximo viaje quincenal a Italia tienes que ir a quejarte al banco.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.