Babel

Ya he vuelto de mi pueblo con las pilas cargadas para seguir con los festejos. Las fiestas de Navidad son más o menos parecidas para todos (algunos más parecidos que otros). Aparte de ver el especial de Raphael (yo no quería, me obligaron, le estaba sujetando la copa a otro), me he visto Babel y de eso os voy a meter la chapa hoy (otro día os cuento How I met your mother).

Babel es la nueva película del pollo mejicano ese que hace las pelis desordenadas. Sabréis a lo que me refiero si habéis visto Amores perros o Doce gramos. Vamos, que empieza por la mitad y luego os va contando los trozos de en medio según le viene. Para mí que escriben el guión y luego lo tiran al aire para coger hojas al azar como hacían las azafatas del Telecupón (ahora ya no e hace que no hay azafatas).

La peli consiste en tres historias contadas en tres escenarios distintos con al menos seis idiomas distintos. Por un lado está una pareja de gringos que se van a Marruecos de excursión, donde la mujer es tiroteada. Por otro lado hay una japonesa sordomuda un poco salidilla. Hay unos mejicanos celebrando una boda a la que asisten dos gringos pequeños. Hay unos marroquíes prepubescentes que son pastores. Y luego hay más peña pero no me voy a detener en todos.



No caeré en los tópicos de decir que vengas de donde vengas, al final los sentimientos son lo que cuentan y que todas las historias se reducen primero a escapar de la ley y luego a acatar sus consecuencias. Me niego a reivindicar que esta película no se doble porque la sola idea de que a alguien se le haya ocurrido doblarla ya me parece un sacrilegio.



Los actores están inmensos y me gustan sobre todo los niños marroquíes (Brad Pitt no es mi tipo, yo soy más de George Clooney) y también un montón la japonesa, que no sé si es muda de verdad, pero yo le daría el Oscar (y le copiaría el peinado).



Pues eso, que vayáis a verla pero pasad antes por el servicio porque dura dos horas y media y si pestañeáis os lo perdéis.

Share this:

COMENTARIOS

3 han mejorado su vida sexual:

  1. Yo me escapé a la habitación de al lado para salvarme de Raphael, así que te compadezco.

    ResponderEliminar
  2. He tardado en verla pero solo puedo dar mi veredicto: puta mierda.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.