Prioridades


No soy mucho de cortar y pegar lo que veo por ahí (para eso, mejor Ana Rosa o cualquier otro) pero en este caso voy a hacer una excepción con un pequeño test. (¡Horror! ¡Patch se ha vendido, no sólo copia sino que es un test! ¿Qué será lo próximo? ¿Un meme de fotos de pies?)

A lo que iba.

La cuestión es que estás sentado tranquilamente en tu casa, y de repente suceden cinco cosas. Las cinco suceden simultáneamente, y cada una de ellas requiere tu atención y solución inmediata.
1.- El teléfóno está sonando.
2.- El bebé está llorando.
3.- Alguien está llamando insistentemente a la puerta.
4.- Tienes ropa secándose en el exterior y notas que comienza a llover.
5.- Te has dejado abierto el grifo del lavabo y la casa se está inundando.

Se trata de analizar fríamente todas las opciones y a continuación decidir en qué orden nos ocuparíamos de ellas. Dado que cada uno de los problemas planteados se puede identificar con una faceta de nuestras vidas, el orden en el que hayamos decidido resolverlos nos dirá algo sobre nuestras verdaderas prioridades.

Así pues, ¿en qué orden resolverías tú estos problemillas?

Os pongo la solución en los comentarios, pero no hagáis trampa: pensadlo antes de mirar la interpretación.



Soy consciente de que esto puede llevar eones rodando por ahí, pero para mí ha sido novedoso, así que no os quejéis porque estoy desactualizada.

Share this:

COMENTARIOS

22 han mejorado su vida sexual:

  1. Teléfono = Trabajo
    Bebé = Familia
    Puerta = Amigos
    Ropa = Dinero
    Agua = Sexo

    Yo cogí en primer lugar al bebé y luego el agua. Cosas que suceden.

    ResponderEliminar
  2. 1º Bebé
    2º Agua
    3º Puerta
    4º Teléfono
    5º Ropa

    Es curioso que el dinero lo tenga en el ultimo lugar, será por lo poco que tengo y la resignación que me invade

    ResponderEliminar
  3. ¿Que tendrá que ver el agua con el sexo? ¿Será eso de "fluyendo pero reteniendo" que repetía Nina en OT?
    Paaaatch¡¡Que a lo mejor nos vemos¡¡¡Después de taaantos años¡¡Ya verás como cojo la gripe o me dejo el grifo abierto...

    ResponderEliminar
  4. "Yo les pido por favor, la próxima vez que vayan de paseo reparen en todo lo que los rodea, reparen por ejemplo en ese gallo que canta sobre el tejado, reparen en esa gallina que se pasea con sus pollitos por el jardín, y sobre todo reparen la puerta del gallinero." Les Luthiers
    Lo primero que haria sin dudar es el grifo por que me esta generando un daño real e inmediato, posteriormente mi bebe por que me duele verlo llorar, pero por el tiempo que tardo en cerrar el grifo no va a morirse. Con el bebe en brazos voy a abrir la puerta, luego el telefono y al final la ropa que si se moja se puede volver a tender.

    ResponderEliminar
  5. Me queda una duda, de donde salen los emparejamientos ??
    Podriamos poner:
    Bebe = Sexo
    Telefono = Dinero
    Agua = Trabajo
    Puerta = Deporte
    Ropa = Sexo, tambien pero mas que antes.

    ResponderEliminar
  6. Como buena periodista, no he comprobao de dónde salen mis fuentes, pero é un mondo difficile...

    ResponderEliminar
  7. A mí sólo me ha quedado clara una cosa, ¡somos todos unos padrazoooooooooos! XDDDD

    1º Bebé = Familia

    2º Agua = Sexo

    3º Puerta = Amigos

    4º Teléfono = Trabajo

    5º Ropa = Dinero


    ¡Y una mieeeeeeeeeeeeeeeeerda tengo yo esas prioridades! Lo primero es el SEXO y lo demás no importa. AAJAJAJAAAAAAA.

    ResponderEliminar
  8. Lo veo un poco parida, ya que analizando fríamente, lo que yo hago es atender los
    sucesos en orden del que más difícilmente se puede arreglar después al más fácil.

    Por tanto, primero el AGUA (reparar los daños de una inundación es bastante peliagudo), que además se resuelve muy rápido. Cerrar el grifo y punto.

    Después, el TELÉFONO. Si es verdaderamente importante, llamará después. Si no, con cogerlo y decir "ahora te llamo yo" o "espera un momento", vale.

    Después, la PUERTA. La gente no llama y se larga pasados unos segundos, sino que sigue insistiendo (o al menos espera). Y siempre puedes gritar "¡Un momento, ahora mismo abro!" mientras corres al lavabo y luego al teléfono.

    Luego, el BEBÉ. Si un bebé tiene fuerza y aire para llorar de forma audible, es que está bien. Seguramente despaches al tipo de la puerta lo suficientemente rápido como para ir a ver qué le pasa al niño. Y si no, siempre puedes pedirle que espere y cogerlo antes.

    Finalmente, la ROPA. ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Que haya que lavarla de nuevo?

    ResponderEliminar
  9. Cogería al bebé mientras grito al de la puerta que espere. Dejaría que el teléfono sonara y se encargara de él el servicio contestador de Telefónica. Abriría la puerta, sentaría a mi invitado, al que dejaría con el niño y recogería la ropa.

    ResponderEliminar
  10. Hyru, te has dejado el agua ^_^

    ResponderEliminar
  11. Yo iba a decir los mismo! Hyru, que en esas ya tienes el agua por la cintura!!!

    Yo pillo al niño, con él a cuestas ya voy a cerrar el grifo mientras le grito al de la puerta que ya voy, salgo chapoteando del baño a responder al teléfono y decirle que espere o que llame en 5 minutos y atiendo al de la puerta (si tengo inalámbrico incluso puedo hacer las 2 cosas a la cez :) y por último, voy a recoger la ropa para que no se moje más.

    Más que de prioridades, es cuestión de organización y coordinación de tareas, no? ;D

    ResponderEliminar
  12. ¡Un momento! Mi test no vale. ¿Quién llama a la puerta? Porque esto es importante... Si es Jack (de perdidos), ¡pobre bebé! XDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  13. Cierro el grifo que es el daño real e inmediato, cojo al puto niño en brazos, voy a la puerta a ver quién es, miro el número en el Domo (teléfono con pantallita para ver el número de origen de las llamadas, para los que no sean de timofónica) y luego me voy a retirar la puta ropa (o no, porque va a tener que secarse igualmente).

    ResponderEliminar
  14. La puerta, antes de que los bomberos la echen abajo :-p

    ResponderEliminar
  15. No sé si alguien lo habrá dicho ya porque he pasado de leer nada, pero mi idea es:

    Cojo al niño, me lo llevo al lavabo y cierro el grifo, de ahí al teléfono lo contesto y digo que llamen en 15 minutos, abro la puerta y a quien sea le digo que a) si es conocido, a que me sujete al niño mientras quito la ropa
    b) si es desconocido, que pase y se ponga cómodo que tengo que callar al niño y quitar la chorreante ropa antes de atenderle.

    Ahora voy a ver los comentarios previos a ver si estoy grave de lo mío.

    ResponderEliminar
  16. Obviamente, el niño llora ¡¡¡porque el teléfono no deja de sonar y no dejan de golpear la puerta!!! Así que primero cierro el grifo (la reparación del parquet es cara) y luego abro la puerta. Cuando he abierto la puerta, si es conocido que pase, y si no conversación breve. Y mientras atiendo al niño, miro el número que queda registrado en el Domo y devuelvo la llamada. Ya dejará de llover algún día y podré recoger la ropa.

    ResponderEliminar
  17. Todo muy bonito, ricuras, pero aquí nadie dice quién c*j*n*s está al otro lado de la puerta.

    Ale, me voy con el agua al cuello. XDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  18. Al otro lado de la puerta está EVa Hache.

    Ji!

    ResponderEliminar
  19. ¿Eh? ¡Ah! Vale, entonces, ea, ea, eaaaaaaaaaaaaaaa. XDDDDD

    ResponderEliminar
  20. Eva hache ???
    Pues como mi niño este llorando por que esa pedorra esta llamando ya se puede ir preparando.

    ResponderEliminar
  21. para qué liarse tanto, cuando vasta con hacer 3 cosas: cortar el agua, areglar los desfefctors que esta ha cusado y atender al niño; el niño se calmará porque ya estás tú con él y y no hay tanto agua en su havitación (la casa se estanba inundando), la vecina de al lado dejará de corpear la puerta porque no puede dormir por los llantos del bebé y los vecinos de abajo dejarán de llamar al teléfomo por las goteras....

    ResponderEliminar
  22. Pero que bruta es la gente:

    Lo primero es abrir la puerta y pedir a los testigos de jehová que uno recoja la ropa y el otro cierre el grifo, luego descolgar y decirle al que llama que no, coño, que no quieres cambiarte de compañía, que tienes acciones de telefónica y que te encanta lo fácil de leer que es la factura(cruzando los dedos para que el niño llore por el ruido del teléfono y no se haya cagado o algo peor), ahora es el momento de que los vendebiblias cojan fregona y cubo y le vaya dando al suelo, entonces vas a por el niño y si aún no se ha callado le quitas los pañales y (aprovechando la inundación) lo metes en la bañera con su patito de goma, ¡hala! limpito y contento.

    Todo arreglado, ahora sólo queda despedir a los testigos de jehová y agradecer su ayuda regalándoles un par de corbatas de colores (las más horteras que tengas, las que te regaló tu suegra y que nunca te pusiste ni te pondrás) para ver si así se animan un poco.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.