El infierno se parece a un centro comercial en fin de semana

Qué bonito es vivir en la gran ciudad, todo cerca, montones de gente que conocer, tantas actividades distintas cada día... Hasta que llega el primer domingo del mes y tienes la feliz idea de meterte en un centro comercial. Y de esperar una hora de atasco hasta que entras EN EL APARCAMIENTO. Y de esperar otra hora MIENTRAS APARCAS. Y cuando crees que ya estás a salvo, entras en un gran almacén (rellénese con el nombre que corresponda: Ikea, Media Mark, PC City, C&A) y empiezas por un lado a invocar a San Herodes y por otro lado a buscar un arma (recordad, niños: necesitáis dos días de espera desde que decidís comprar el arma hasta que os la venden en EEU y U) para poder deshacerte de las masas.

parking
¡Qué descansada vida la que huye del mundanal ruïdo
sigue la escondida senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!


Cuando por fin encuentras el artículo que estabas buscando y que había motivado tu viaje fuera de Ítaca, haces otra vez una cola infernal (recordad, chicos: vivir en una gran ciudad porque hay montones de gente a la que conocer... y que no dudarán en esprintar hasta la caja más próxima sólo por hacerte esperar más rato) en la que fijo que caes en la tentación y te llevas algo que no necesitas, como un nuevo archivador de CD's, una linterna de Piolín o un Toblerone de un kilo (que tire la primera piedra el que no haya metido algo al carro nunca mientras estaba en la cola). Una vez has pagado (mi tarjeta de crédito llora cada vez que ve la luz del sol, por las noches la oigo gemir algo así como "pluriempleooooo" "pluriempleooooo"), sales de nuevo a la luz del sol (si no fuera porque ahora anochece a las 5.30) y decides tomarte un refrigerio.

pagar
¿Lo regalan o qué?


Perfecto. Llegas al establecimiento 1. Pongamos que es un burger. Hay una cola de mil demonios (en el Burger King es con recochineo, porque hacen colas con formas de intestinos, lo cual engaña mogollón) lo que hace que te decidas por intentarlo en el establecimiento 2. Pongamos que el establecimiento 2 es un Vips. Más caro pero aún asequible. Por supuesto, la cola del Vips llega hasta la zona de las ensaladas Take Away (o sea, hasta la puerta) y encima vas con alguien que quiere fumar y no puede hacerlo dentro del Vips. Lo intentas en el establecimiento 3. No hay cola. El camarero es muy amable. Es cocina deconstructivista de Walter Gropius. Tienes que firmar que les donarás uno de tus riñones antes de sentarte en la mesa. Pero por lo menos no está tan petado. Te alegras mientras cenas ya porque se ha hecho mega tarde con la peregrinación.

im loving it
I'm loving it, you're loving it,
he's loving it, she's loving it, it's loving it...


Ya con el estómago lleno y el espíritu fortalecido, te dispones a volver a casa. Chocas tres veces los zapatos mientras dices "no hay nada como el hogar", y cuando te das cuenta de que no funciona, comienzas a buscar el coche (suponiendo que te acuerdes de dónde lo has dejado). Te subes en él y pones música animada (yo propongo La Casa Azul, pero vale cualquier cosa). Y arrancas. Y andas un metro. De nuevo un atascazo de una hora y pico sólo para salir del aparcamiento porque los otros chopocientos madrileñitos que estaban en el centro comercial a la vez que tú se les ha ocurrido a la vez salir del sitio.

Maldición y mil veces maldición. Si lo llego a saber, me voy a un centro comercial de Segovia, que hay menos gente y seguro que tardo menos.

Share this:

,

COMENTARIOS

11 han mejorado su vida sexual:

  1. ¡Pues váyase en Metro, burguesa, comodonaaaaaa!

    ResponderEliminar
  2. En el CC Plaza Norte 2 no hay metroooo.

    Si ejque los hay listos desde por la mañana temprano...

    ResponderEliminar
  3. Claro, ni autobús tampoco.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y si vas en autobús te ahorras el atasco de penetrar en el centro comercial?

    A no ser que sea un gatobús como el de Totoro...

    ResponderEliminar
  5. Oins, qué chulo el cambio.

    En fin, no te digo ná, si esto es un infierno, las navidades están a la vuelta de la esquina... :-(

    ResponderEliminar
  6. No usar el autobús es contrarrevolucionario y contamina más aún. Y lo dice Al Gore, no yo.

    ResponderEliminar
  7. Te entiendo ferpectamente. He ido al Ikea hoy LUNES y estaba petado. ¿Es que la peña no ahorra o qué?
    Por cierto, aquí al ladito hay un CC muy guapo... y así ves a tu amiga ligerita de cascos... no digo ná y lo digo tó.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, vuelves a los diseños "Icíar Bollaín" rollo ¿a qué huelen las nubes? (sin sum, sin sum, sinsumsim!)

    El tercer chino en la foto de la cola del McDonalds, ése, tiene cara de ganas de folleteo... mmmmm...

    ResponderEliminar
  9. Pornosawa7/11/06 0:26

    Ahhh, ¡mis ojos!

    Yo ahora como marica en el Starbucks. Hambre y más hambre, pero los café están muy ricos.

    ResponderEliminar
  10. Illu: no voy a hacer la revolución, sólo quería cambiar de escenario en domingo.

    Chandler: yo al Ikea sólo voy por las mañanas entre semana. Cualquier otra opción no es opción. Pero me pasaré a presentarte a mi amiga ligerita.

    Friqui: estás enfermo. Y lo sabes

    ResponderEliminar
  11. «(...) como marica en el Starbucks» ¡¡¡Me partooooo!!!. Otra gran perla de Pornosawa y van...

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.