Yo: esa pringada


Yo fui una niña pringada. Podría engañaros. Podría deciros que fui la jefa de animadoras y que me lié con el cuáterback (o como se escriba) en mi fiesta de graduación de 4º de EGB, pero os mentiría (os mentiría sin sacar provecho de ello, se entiende) así que lo confieso: fui una pringada. De esa clase de pringadas que no decían palabrotas de pequeña: ni mierda, ni joder ni gilipollas ni nada que se le pareciera.

Llegué hasta mi adolescencia sin decir ni un solo palabro, así que tengo todo un repertorio de palabras que se exclaman (categoría estupenda del Scatergories, gano casi siempre, yuju!). Allá va mi lista de palabros que no palabrotas:


- Cáspita: esta sedice igual en italiano, y a mí me suena a gallego, no sé por qué.
- Miércoles: el que no la haya usado para no decir mierda, que levante la cabeza. Lo malo es que si la usas, quedas aún peor. Ejemplo: "¿Se puede saber dónde miércoles has dejado la fusta y el traje de látex?" Un horror, un horror.
- Caracoles: en el cole pegábamos a los niños que exclamaban "caracoles". Incluso yo que era pringada. La única excepción para exclamar caracoles es que seas Pedro, de profesión cabrero y tengas una amiga que se llame Heidi. Y ni incluso así te libras de las collejas por pringao.
- Recórcholis: yo creo que esta no la dice ni la Bruja Mon (por favor, todos conmigo: "y un jamón, dijo la Bruja Mon"). Vamos, cursi cuan caracoles. Aunque esta se la he oído decir a madres repipis.
- Jopé, jobé, jodó, jolines (incluso jopitas): vamos a ver, aquí nada de maricomplejines. Si vas a decir joder, pues dilo, no le dés más vueltas. Aunque jolines ya tenía entidad propia...
- Gilipuertas, gilimemo, gilipipas e incluso girulo: lo mismo lo mismo que la anterior. ¿Cómo decirlo todo sin mojarte? Por favor, como dicen los chanantes: gilipipas es más coloquial.

Pues eso, que no seáis pringados, que como dice el gran Joaquín Reyes, hay que decir hijo de puta, niños.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

9 han mejorado su vida sexual:

  1. Patch me ordena que incluya

    jolin y jopetas

    ResponderEliminar
  2. todos hemos pasado por lo mismo... ostris pedrín.

    ResponderEliminar
  3. o el ya mitico "hijo de pu... y lo que sigue"

    ResponderEliminar
  4. Siento la ofensa por adelantado, pero un mecagonlaostiaputa con tres exclamaciones a ambos lados a tiempo hasta baja la tensión arterial.

    ResponderEliminar
  5. Yo es que las palabrotas lo veo como el que comienza a fumar de peque: como algo social que hacer con los amigos. Realmente cualquier expresión que grites con tres exclamaciones a los lados desestresa por igual, ya sea lo que tú dices, albornoz o "Gallardón dimisión".

    ResponderEliminar
  6. Pues yo creo que digo tacos desde que tengo uso de razón. Vamos, que desde pequeñita he tenido alma de camionero. XDDDDDDDDD

    PD: Y en mi puta vida he dicho, miércoles, o un buen, ¡mierda! o ¡me cago en la puta!... Como debe ser, ¿o no? ;-P

    ResponderEliminar
  7. He dicho palabrotas, he dicho tacos y hasta he blasfemado antes de los 16. Soy un hombre de mal vivir.

    ResponderEliminar
  8. Yo al principio no decía palabrotas, pero me duró poco. Cuando dije la primera (me di un golpe en la cabeza en la piscina y salieron solas) me sentí tan... bien. Jamás hice nada malo de niña (ni de grande), ese era mi único capricho, y siempre a espaldas de mis padres. Era mi lado rebelde. Como podéis ver, tuve una infancia muy triste XD

    ResponderEliminar
  9. A los peruanos les hace mucha gracia cuando yo me cago en tó lo que se menea.
    Por otro lado una palabra de mucho éxito es Gilipollas, porque no la entienden y se la puedes gritar sin compasión a los taxis cuando haciendo de taxis, esto es lo que les sale de los mismísimos (otro palabro) están a punto de atropellarte, lo que sucede con bastante frecuencia.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.