Spiderman: Blue. Malo siempre viene antes de bueno.

No sé por qué, pero a fuerza de revolver la entropía que invade mi cuarto, ha acabado en mis manos mi Spiderman: Blue de Tim Sale y Jeff Loeb y me he visto obligada a releerlo. En estos tiempos en los que se planea la tercera peli de Spiderman, cuando van a recuperar a Gwen Stacy, no está de más volvernos a los orígenes, recordar a esa rubita que estaba antes que M J Watson y a la cual no han resucitado (Stracinsky lo intentó pero no tenía colita suficiente -y aún así los fans le querían crujir por osado).

spiderman blue

Pues eso. Los señores Sale y Loeb hacen en este cómic (que tiene ya unos añitos) un resumen de lo que era la vida de Peter Parker cuando conoció, casi a la vez (si no me falla la memoria, en las historias originales no sucedía exactamente así) a Gwen y a MJ. Entendedme, no es una historia de amor así a palo seco porque están todos los malosos (como viene siendo habitual) y hay andanadas de leches por todas partes. Pero luego está la historia de Peter, que no se puede creer que haya dos superpibones que luchan por su amor mientras él se tiene que escapar para salvar el mundo de los malosos (si ya fuera periodista, le tendría que cobrar derechos de autor por lo mucho que se parece a mi vida. ¡Un momento! Si soy periodista! Voy a hacerme megarrica).

La acción comienza un día de San Valentín con Peter Parker contándole a su grabadora todo lo que le quería contar a Gwen. Todo transcurre en la época en la que él ya se ha casado con Mary Jane y viven juntos. Las cosas que suceden en el presente tienen ese toque de azul (blue, azul, viene siendo "triste" en inglés cuando se refiere a un estado de ánimo) y el estilo de los dibujos es muy setentero.

En cada tomo, Spidey va desgranando la historia de cómo conoció a Gwen y a MJ, por qué al final se decantó por la rubia y cómo acaba compartiendo casa con el hijo de su archienemigo. Vamos, que si todo lo que sabéis de Spiderman es a través de las pelis, no os vais a enterar de nada. Pero bueno, haced un esfuerzo y desaprended lo que sabíais.

spiderman mj
... y una pelirroja, que sé que también os molan


Una de las cosas que más me ha llamado la atención son las portadas de los diferentes números, que tienen un rollo entre popero y a lo Toulouse-Lautrec.

Pues eso, que yo os lo recomiendo como cómic bonito, con muchas leches, mucha puteación (recordad, chicos, en la vida de Spiderman MALO siempre viene antes de BUENO) y algo de amor. Y malosos. Y telarañas. ¿Qué más se puede pedir a la vida?

(Por favor, que alguien le diga a Raimi que es absurdo hacer una MJ rubia y una Gwen pelirroja).

Share this:

COMENTARIOS

1 han mejorado su vida sexual:

  1. Lo que le tuvieron que decir al Raimi es que "tuviera la colita suficiente" para haberse cargado en la primera parte a M.J. [llamándola Gwen] en la escena del puente y el Duende Verde. ¡Qué peliculón hubiera sido!

    Me imagino ríos y ríos de niños saliendo del cine llorando y un Spiderman en el final de su gran [pero no primer] debut en la pantalla, destrozado y solo. ¡Qué lastima!

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.