Las magdalenas, ese regalo


El mes pasado hablando con MiamigaRosa, estuvimos pensando cuál podría ser el mejor regalo para un chico por su cumpleaños. No se trataba de un regalo cualquiera, tenía que ser un regalo que no dijera "vamos a hacer el amor tú y yo en este mundo loco" pero que dejara una puerta abierta "por si acaso" (ya noto cómo oleadas de odio de Rosa vienen hacia mí). La solución más obvia que se me ocurrió fue el mejor regalo del mundo: una bolsa de magdalenas. Por varios motivos:
  • No conozco a nadie a quien no le gusten las magdalenas. Por lo tanto, una magdalena es garantía de éxito.
  • Las magdalenas, al ser algo comestible, son más fáciles de ocultar (llegado el momento) que, por ejemplo, unos gayumbos eróticos (siempre y cuando no sean comestibles en cuyo caso llegamos a un conflicto de intereses).
  • Una bolsa de magdalenas se puede compartir: así sabrás si la otra persona es generosa y además habla de tu generosidad.
  • Al ser las magdalenas mayormente un desayuno, te asegurarás que la persona a la que se las regales piense en ti cuando se levante (esta es la parte de "dejar una puerta abierta). Pero que piense en ti de una manera entrañable, como en una abuela (esta es la parte de "no vamos a hacer el amor tú y yo en este mundo loco) aunque tampoco hay que pasarse, no sea que se pierda de vista el otro objetivo.
  • Las magdalenas son un alimento perecedero, así que la otra persona tiene que poner interés en tu regalo (nunca mais eso de almacenar regalos hasta la próxima luna llena) y no las puede re-regalar a no ser que sea a continuación el siguiente cumpleaños.
  • Y por último, siempre puedes aprovechar el papel (a no ser que sean marca Arenas) para apuntar mensajes de acoso o simplemente haikus para despistar (del rollo "sólo la primera flor de loto es silenciosa como una colina").
En fin, que si tenéis un cumpleaños próximamente no lo dudéis: arriba esas magdalenas!!

Imagen de Carlos de Paz

Share this:

,

COMENTARIOS

8 han mejorado su vida sexual:

  1. A mi no me gustan las magdalenas ni aunque vengan en racimo, ni aunque las haga tu abuela

    ResponderEliminar
  2. y así habrán clases sociales en el mundo de las magdalenas/regalosas:

    si son de ésas enanas y resecas... la persona te cae fatal
    si le compras muffins con pepitas de chocolate... éxito asegurado!!

    sin contar las magdalenas rellenas, las que tienen azucar, las de manzana..

    vale vale, ya me tomo la medicación!

    ResponderEliminar
  3. Pues son famosas las "Suflelenas" que hago.
    Aun hace demasiado calor para que vuelva a hacer cosas con el horno, pero te daré las que me pidas, para tí o para que las regales.

    ResponderEliminar
  4. Mi cumpleaños es el domingo... voy corriendo a poner un link a este post para asegurarme el desayuno para la próxima semana! :D

    ResponderEliminar
  5. tu tambien odias la flor de loto?

    yo es que no puedo ni verlas

    ResponderEliminar
  6. Además, son lo único que hace que Bart se porte bien con Lisa...

    ResponderEliminar
  7. Las mini-magdalenas que compramos el otro día (realmente hace un mes, pero no importa) la Chef Geller y yo en el Opencor estaban genial, aunque María dijera que eran de mentira.

    ResponderEliminar
  8. de vuelta del lado oscuro10/9/06 19:49

    ten cuidado si ergalas comida, pudes dejar la puerta demasiado abierta, a algunos hombres se nos conquista por estómago

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.