Las barcas de choque

Los que habéis venido a Madrid a hacer tursimo, sabéis que no os podéis marchar sin haber visto un par de sitios claves. En primer lugar, la Puerta del Sol (sí, sí, donde las uvas, decís todos que os la imaginábais más grande); la Puerta de Alcalá (mírala); el Museo del Prado y el Retiro (pulsad aquí para ver otra bonita anécdota que tiene que ver con los patos antropófagos).

Ayer por unos motivos que no vienen al caso, acabé en el Retiro a las 8 de la tarde con Silvia y sin nada interesante que hacer. ¿Y qué se nos ocurrió? Pues alquilarnos una barca de esas del estanque del Retiro a un módico precio de 4 euros y apretar los dientes porque la tormenta se podía desencadenar en cualquier momento.

barcas retiro

El estanque estaba casi vacío (nos ha fastidiao, estaba a punto de anochecer por no hablar de la tormenta) y en un momento de la tarde se llenó de piragüistas que iban a practicar eso que se hace con piragua y hay que encestar la pelota en una portería alta (lo prometo, no era una canasta: era una portería alta). A partir de ese momento (o sea, diez minutos antes de que tuviéramos que devolver la barca) empezamos a jugar a las barcas de choque. No porque seamos unas delincuentes juveniles (que también) sino más bien por nuestra falta de pericia a la hora de manejar a los elementos, así que no sabíamos hacia dónde había que remar para que ese invento infernal se fuera hacia donde queríamos (lejos de las piraguas).

Al final los hombrecillos del embarcadero nos echaron una mano para que pudiéramos devolverles la barca antes del año 2009, aunque hubo un poco de confusión, cuando nos gritaban "que reme sólo la de gafas" (ni Silvia ni yo usamos gafas) o cuando decían "bueno, pues que reme sólo la de la derecha" (ese momento en el que no sabíamos la derecha mirando desde dónde).

Menos mal que desembarcamos justo cuando empezaba a llover y no acabamos como en el Titanic.

Y para acabar guay el día, conciertazo de Kalipo-A!!

Share this:

, ,

COMENTARIOS

6 han mejorado su vida sexual:

  1. Que vidorra te das con eso de estar a sueldo del capital.

    ResponderEliminar
  2. Que divertidooooo. Lastima que este unos dias de vuelta al seno materno. Ya me contaras tu o la cheff que tal estuvo el concierto.

    ResponderEliminar
  3. El concierto como siempre, genial.
    Claro que yo soy fanfatal y estuve catando a grito pelao todo lo que pude.
    Estreno mundial del nuevo single de Calipo A, "Blog".
    Unas preivilegiadas que somos ogia.

    ResponderEliminar
  4. Vivo en Madrid desde el 82-84 no lo recuerdo bien y todavía no he jugado en el estanque del retiro con las barcas [creo que ha ese parque he ido 3 veces en mi vida] y tampoco he visitado el Prado [vergüenza tiene que darme, según un primo que tengo].

    Eso sí, la puerta de alcalá tuve que dibujarla para una clase de dibujo técnico en bup...y la de sol también está más que vista [ufff 2 de 4, casi me puedo considerar madrileño].

    ResponderEliminar
  5. Qué suerte, que reme la de gafas y que reme la de la derecha. A mí me habrían dicho "¡rema para allá! ¡así no, así no! ¡dale de la otra manera! ¡no, hombre, así no!"

    Como cuando alguien te dice "¡Mira, mira, mira!" señalando un punto que él verá clarísimo desde su posición, pero delante de ti hay un enorme panorama y el dedo puede señalar cualquier cosa. "¿Qué?" "¿No lo ves?" "¿El qué?" "¡Eso, joder, no me digas que no lo ves, mira adonde estoy señalando!"

    En cuanto al concierto, me ha cambiado las horas de sueño. Mañana trabajo y aquí estoy dejando comentarios y sin ganas de dormir.

    ResponderEliminar
  6. "¡Que reme sólo la chica!"

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.