El día que me dijeron que no podía ser azafata

El síndrome postvacacional me ha pegado fuerte, se me pegan las sábanas (aunque no entro a trabajar hasta las 3, pero remolonear en la cama no es mi estilo si duermo sola) y sólo sueño con los otros quince días que me quedan por ahí en los que no tendré que escribir ni una sola noticia. Este es el momento en el que si tuviera choja y no estuviera ahorrando, me compraría un billete para Italia.

azafata

Así que estoy acariciando una idea antigua. La de ser azafata. No, no azafata del Un, dos, tres. Tampoco azafata de congresos. Azafata de vuelo, de las que te sonríen si les pides una manta y de las que se estrellan si en tu avión va un suicida. Vamos, lo que viene siendo una azafata. Lo malo es que ya he sido rechazada por dos escuelas de azafatas. No es coña.

A ver, todo empezó el año de COU cuando tienes que elegir qué vas a ser el reto de tu vida. Aunque yo desde los 12 años ya decía que quería ser piriodista, también me tentaba el mundo de ser azafata. Vale, os seré sincera. No me tentaba el mundo de la azafatación. Es que daban unos regalitos muy chulos si te informabas en la escuela de azafatas. Así que me planté en el stand de la academia (estaba en una especie de feria en la que las escuelas y universidades te acosaban a regalitos para que entraras en su secta) y les pregunté cuánto tiempo se tarda en ser azafata.

La mujercilla me miró desde detrás del mostrador y me preguntó "¿Pero tú cuánto mides, bonita?" (Qué me repatea que me digan bonita). Y cuando le dije que metro y medio (mentí vilmente, mido 1.48 pero ella nunca lo sabrá) se empezó a reír en mi cara y me dijo que jamás sería azafata de avión, que como mucho azafata de autobús (¿habéis montado alguna vez en un autobús con azafatas? ¿Se creía que yo era tonta?) El motivo es que en su opinión no llegaba a cerrar lo de poner los equipajes que hay encima de los asientos, cosa que es totalmente cierta, pero debo alegar en mi descargo que siempre hay un pasajero simpático que me ayuda a poner ahí mis adminículos personales.

Y así acabó mi carrera azafatística, antes de haber comenzado. Y es que yo no sabré pronunciar la z italiana, pero sé lo que es la justicia. Además ser azafata no es tan molón como ser Clark Kent.

(Sí, estoy pensando instaurar el día del "orgullo bajito" para luchar contra estas discriminaciones).

Share this:

, ,

COMENTARIOS

10 han mejorado su vida sexual:

  1. Aquí donde me ves me he llegadoa plantear muy en serio lo de ser azafata, pero aunque sí doy la altura tendría que comserme la boca durante seis meses para entrar en uno de esos uniformes. Pero si alguna vez, por alguna extraña enfermedad, pierdo la mitad de mi masa corporal no lo descartaría.

    ResponderEliminar
  2. *Rocío*6/9/06 13:40

    Yo hace años también me lo planteé, y ahora que lo pienso, no debería descartarlo... en cuanto acabemos la gira de la obra, claro... jeje

    Además, llego al portaequipajes sin problemas, me sé de memoria las instrucciones, las pantomimas estas de seguridad, lo de la sonrisa amable y esas cosas. Sacaría el exámen con nota! También tengo idiomas, soy educada, paciente, amable... (claro, que todos sabemos que éso ya no lo exigen hoy en día...) y me encanta volar. Eso sí, yo quiero una compañía de las "modernas", de las uqe las mujeres llevan pantalones, no soportaría tener que ir con falda y medias todo el día, aaaggggg!

    Mañana en el vuelo a Londres voy a ir practicando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola rocio ;he leido tu comentario (hoy despues de algunos años) de lo que piensas acerca del mudo de los TCP (auxiliares de vuelo) y lo de las pantomimas de seguridad, verás soy aux de vuelo de una conocida cia aerea española, regresando de tenerife y atravesando una de las tipicas tormentas de verano, el comandante ordena abrocharse los cinturones por turbulencias obvias de una tormenta, revisando que el pasaje habia cumplido tal requerimiento, me encuentro a una mama super metida en su revista cuore y su adorable niño de aprox 6años danzando de asiento en asiento, le pido amablemente que porfavor siente a su niño y le abroche su cinturon, contestacion: mi hijo esta bien y tu preocupate de lo tuyo! Bien, paso a plan b, que es ponerme serio y ORDENO a la madre descuidada que cumpla la orden del comandante , la madre muy ofuscada sienta a su adorable niño y me propina un cierto insulto, lo ignoro sin mas y me voy a mi transportin a sentarme y abrocharme. Rocio sabes que paso 4min mas tarde? que aparece en medio del pasillo del avion de pie el adorable niño, cuando la sobrecargo decide ir a ponerlo en su sitio ya era tarde, una violenta turbulencia hizo que mi compañera se fuese al suelo haciendose daño, y el niño salio disparado parando y dejando un par de dientes en un reposabrazos de uno de los asientos 4 filas mas adelante de la suya.Su querida madre obviamente eludio toda su responsabilidad en el asunto haciendonos culpables a nosotros porque si sabiamos que la turbulencia era tan seria no se lo habiamos dicho al pasaje. Moraleja del asunto: 1, las turbulencias se pueden predecir pero no saber la violencia de las mismas, 2, en este pais vivimos del "nunca pasa nada" hasta que pasa, 3, y esto sucede cuando las azafatas de un avion dan instrucciones de seguridad y para la gente...............son pantomimas!

      Eliminar
  3. Yo no podría ser azafato (a.k.a. auxiliar de vuelo). Tengo acceso a los compartimentos y conozco el procedimiento de ponerse el chaleco "nunca dentro de la cabina", pero no soportaría visitar un monton de ciudades y no poder salir del aeropuerto.
    Eso y tener que responder con una sonrisa al comportamiento de según que individu@s.

    PD.- Sí, he subido en un autobus con azafata.

    ResponderEliminar
  4. Yo no puedo llevar tacón, y no se si con mi 1,69.5 de altura podría desempeñar mi lado azafato.
    Por cierto, yo también he tenído una azafata en un autobús, jamás vi a alguien inventarse la historia de España con tal desfachatez.

    ResponderEliminar
  5. Geller, eso es porque has viajado poco conmigo. No sólo me invento la historia de España con desfachatez; también la griega, la italiana o la que se me ponga por delante.

    ResponderEliminar
  6. Dicen, quienes lo han probado y sobrevivido a ello, que los ALSA Supra llevan azafatas que te dan de comer, beber y te ofrecen la prensa del día. Inaudito... :S

    ResponderEliminar
  7. oye y con le gustas a los viejunos, que tal azafata del inserso? :P

    ResponderEliminar
  8. Azafata de bus no he visto (aunque sé que existen), pero en el tren sí.
    Geller, ¿inventarse la historia? ¡Pero si tú eres experta! :D

    ResponderEliminar
  9. azafatas de autobus? si las hay; ALSA tiene azafatas en sus largo recorrido; por otra parte explicar (como azafato que soy) que hay que distinguir entre el mundo de la azafata profesional y el mundo irreal y lleno de extereotipos que hay; es cierto que la altura de una persona aspirante a la profesion es importante, no es descriminatorio el que no acepten gente de un tallaje inferior a 1.75cm sino que hay una explicacion lógica (que no es la de no llegar a los portaequipajes para poner maletas) sino que: hay que tener en cuenta, que parte del material de emergencia se encuentra en uno de esos portaequipajes al que tu (y con todo respeto) con tu 1.40cm no llegas, en una emergencia tu como auxiliar de vuelo no puedes depender de que un pasajero "te alcance" ese material,por otro lado en caso de tener que arrastrar de un pasajero inconsciente para llevarlo a una rampa de evacuacion que son esos toboganes que se inflan en un aterrizaje de emergencia ,tienes que tener la autonomia de poder tirar de el en peso muerto,y eso requiere aparte de buena forma fisica una estatura que lo compense.En pocas palabras,en una emergencia tu como azafata(que para eso estas en el avion) tienes que poder llegar a todas partes dentro del avion y ser operativa y resolutiva y eso se logra con una estatura (con respecto al espacio en el que te mueves dentro de tu avion)y una buena forma fisica de lo que se encarga los entrenamientos de auxiliares de vuelo,El tener estatura es un requisito mas en este trabajo que por desgracia se ve comparado con la imagen absurda de azafatas modelo que reparten cocacolas y sandwiches y lucen palmito,todo esto quiza porque muy pocos pueden contar lo que es vivir una emergencia aerea donde te toca a ti aparcar emociones y familia y darlo todo para poner a salvo a un pasaje que ni conoces despues de un aterrizaje de emergencia donde el fuego se come al avion y a todo aquel que no salga del mismo.

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.