Teo va al dentista

Hay días que al escribir el blog me siento como Teo el de los libros de los niños. Es un rollo "Teo va en autobús", "Teo meets viejuno", "Teo ve una peli". Bien. Hoy os ha tocado "Teo va al dentista". Que conste que yo huyo por sistema de los médicos (bueno, alguna excepción hay pero porque son médicos de palo) pero hay momentos de la vida en los que tienes que ir a verles. Hoy tenía dentista.

el dentista

Llegar ha sido fácil (vamos, lo normal, llegué con el tiempo justo), pero lo duro ha sido cuando la mujercilla dentista me ha sentado en la silla. Los aparatos de dentista deberían ser encerrados en un cofre y arrojados al mar. O al espacio exterior en el próximo Apollo que salga. Ha sido empezar a oír el torno y ponerme tensa. Y la mujercilla se ha dado cuenta (yo creo que huelen el miedo).

Al final, me ha echado una bronca gigante, me ha dicho que los niños pequeños se portan mejor que yo (hacía eones que un desconocido no me echaba broncas por portarme mal) y me ha dicho que me lave muy mucho los dientes, que espera no verme por la consulta en un tiempecillo. Lo malo es que la semana que viene tengo otro empaste. Porca in the misery.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

1 han mejorado su vida sexual:

  1. oooo!! q chulada de blog te has puesto! El cambio queda muy bien!!

    ResponderEliminar

Comentar mejorará tu vida sexual.